PLENO

El Gobierno no se cree que haya diez mil analfabetos y alega picaresca y datos no actualizados

El Gobierno no se cree que haya diez mil analfabetos y alega picaresca y datos no actualizados
Jacon Hachuel muestra los datos del padrón
Jacon Hachuel muestra los datos del padrón  

Según los datos del padrón municipal, hay 9.698 ceutíes sin estudios primarios o que no saben leer ni escribir. Un analfabetismo que puso en cifras el Gobierno, a requerimiento de Ciudadanos en la sesión de control, aunque el propio consejero de Gobernación Jacob Hachuel, matizó que el propio Gobierno no se cree sus propios datos apuntando que, según opinión de los técnicos, está “sobredimensionado”.

Un sobredimensionamiento que Hachuel explica por varias razones, una de ellas por la falta de actualización de los datos, esto es, si una persona se inscribe como analfabeta, aunque posteriormente se haya formado esos datos no se corrigen, argumentaba el consejero de Gobernación, responsable del padrón;  la otra razón por la que considera que ese dato de casi 10.000 analfabetos ceutíes está sobredimensionado es la “picaresca” de quien se inscribe como analfabeto para eludir convocatorias de Mesas Electorales o para evitar formar parte de un jurado popular.

Una explicación que confirmó sus temores al diputado de Cs, Javier Varga: “Si no se conoce la magnitud del problema no se puede solucionar”. “Somos conscientes de que difícilmente iban a poder contestar y ese es el primer problema del analfabetismo de Ceuta, que no lo conocemos, está  oculto, solapado, pero todos sabemos que está presente porque todos los días a las oficinas de los partidos viene gente a que les ayudemos a rellenar un impreso o una solicitud porque no saben hacerlo”, insistió Varga con el objetivo de “llamar la atención sobre este problema que tiene la ciudad”.

Un analfabetismo que según datos de Cs podría alcanzar a entre un 8 y un 15 por ciento de la población. Datos paradójicamente más optimistas de los que maneja el Gobierno que apunta a un índice de analfabetismo por encima del 18 por ciento en 2010. Una proporción que podría haber aumentado considerablemente, alertó Varga, con la llegada de población extranjera o españoles nacidos en el extranjero, que el diputado de Ciudadanos presupone analfabetos.

Falta de interés y de integración

Según datos de la Ciudad, 778 personas asisten a clases de alfabetización o perfeccionamiento, pero no todos quieren. Según apuntaba el diputado de Cs en una intervención anterior, la formación solo llega a uno de cada diez parados sin estudios, un escenario que se repite también en este apartado, apuntó Hachuel y muchas de estas personas sin estudios “no muestran el menor interés por aprender”.

Un problema “poliédrico”, calificó el consejero de Gobernación, que afecta a Servicios Sociales, a Educación, pero que es también un problema de integración, enumeró, “y todas las caras (del problema) hay que pulirlas”. “Este Gobierno pone los medios que puede y tiene más, las personas o tienen que venir a pedirlo”,  zanjó cerrando el debate.