CABALGATA

Miles de ceutíes llenan las calles para dar la bienvenida a los Reyes Magos y despedir la Navidad

Miles de ceutíes llenan las calles para dar la bienvenida a los Reyes Magos y despedir la Navidad
La Plaza de los Reyes, atestada para ver a los Reyes Magos.
La Plaza de los Reyes, atestada para ver a los Reyes Magos.  

Ni Carnaval, ni pasos de Semana Santa, ni la Feria. Nadie reúne a tanta gente en las calles y de tan variopintas edades, y sobre todo con semejante cara de ilusión, como Sus Majestades los Reyes Magos. La cabalgata de la Noche de reyes Magos volvió un año más a reunir en la calle a miles de familias desde Maestranza a Gran Vía. Y un año más las alumnas y alumnos de las cuatro academias de baile coparon el protagonismo en la comitiva de Sus Majestades de Oriente.

Las aceras de la calle Real no daban abasto este viernes 5 de enero ya desde las 18.30 horas. Ya una hora antes (con casi media hora de retraso, ya sin las prisas por la amenaza de lluvia desactivada) las calles de la barriada de San José se llenaron de caramelos y de niños jugándose el tipo por atrapar el mayor número posible. Era solo el aperitivo de lo que llegaría después, con la calle Real atiborrada, con especial afluencia en el punto álgido del recorrido, la Plaza de los Reyes. Setenta agentes de la Policía Local controlaban el recorrido con especial cuidado de que nadie, especialmente los niños se acercara demasiado a las carrozas en su empeño por coger un caramelo. O una de las siempre escasas monedas de chocolate, las más preciadas en las Cabalgatas, quizá una lección escondida para los niños: de lo bueno hay poco, a veces muy poco.

Este año, a juzgar por el frenesí lanzador de las carrozas, no han faltado caramelos, ni tampoco gente dispuesta a recogerlos, paraguas y bolsas en mano; niño alguno,  mayores casi todos. Una cabalgata que, a la espera de que mañana se abran los regalos, pone el punto final al programa navideño del área de Festejos que dirige Rocío Salcedo desde hace poco más de un mes.