CORONAVIRUS

Los paseos de mascotas, solos y lo más cortos y cerca de casa que sea posible

Los paseos de mascotas, solos y lo más cortos y cerca de casa que sea posible
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

El consejero de Sanidad ha regulado a través de un Decreto de manera minuciosa qué se puede y qué no hacer con las mascotas en la calle durante el tiempo que se extienda el Estado de Alarma para combatir el coronavirus, al menos hasta el próximo 11 de abril: sus propietarios o paseadores "podrán salir a la vía publica individualmente, durante el tiempo imprescindible, no alejándose de su residencia habitual y respetando las normas de distancia social". Además, los paseos "se llevarán a cabo en horario de menor afluencia de personas".

Por otro lado, queda suspendida tanto la actividad de captura de felinos callejeros como el contrato de esterilización. El adjudicatario del contrato del servicio de sandach [residuos de origen animal] mantendrá su actividad "reorganizando a los trabajadores en turnos de días alternos o en horario de mañana o tarde para asegurar que siempre esté cubierto".

Se permite la apertura al público de centros o clínicas veterinarias "respetando siempre las normas de higiene y distancia establecidas para evitar el contagio del coronavirus". En caso de ser propietario o poseedor sospechoso o positivo a la enfermedad, "no deberá pasear ni manipular al animal, que deberá quedar al cuidado de otra persona". Si fuese imposible, el paciente deberá atenderlo velando por el lavado y desinfección de manos en todo momento.

Los cuidadores/paseadores de animales de compañía (canes) están obligados a suspender su actividad durante el Estado de Alarma salvo para cubrir sus necesidades básicas. Deben solicitar permiso expreso, vía email, para la realización de su actividad a Sanidad Animal, aportando sus datos (DNI, horarios y días de actuación y motivo de la solicitud) y autorización firmada del propietario del animal, indicando expresamente su residencia habitual, de forma que se autorizará o denegará a cada uno de ellos de forma individualizada.

La Protectora se declara "cerrada al público" y para adopciones y/o acogidas se estará "a lo dispuesto por Sanidad Animal".

Con respecto a la colonias de gatos cerradas o semicerradas, se habilitarán sistemas para "reducir al máximo las actuaciones, que tienen que quedar especiadas al menos en 72 horas". Sólo intervendrá una persona por colonia, en las de pequeño tamaño, con número inferior a 30 gatos, dos en la de mediano (hasta 60 felinos) y un máximo de tres para aquellas que alberguen por encima de 60.

Ninguno de los voluntarios autorizados podrá pertenecer a la población de riesgo (personas mayores o personas que padecen enfermedades crónicas, pluripatológicas o con inmunosupresión congénita o adquirida). La Administración exige un listado, vía email, de las personas que solicitan la autorización y para que punto de alimentación (aportando nombre completo, DNI, nombre completo, teléfono y lugar de actuación (sólo de los permitidos)) y horario fijo de actuación.

En el Centro Ecuestre y núcleos zoológicos autorizados se prohíben las concentraciones, celebraciones, eventos... de cualquier tipo y con respecto a los animales de producción, se seguirán "las mismas recomendaciones establecidas para animales de compañía, prohibiendo cualquier actividad comercial que suponga la interacción con los ciudadanos". El servicio de matadero para consumo humano se mantendrá con el fin de "asegurar el suministro básico de la ciudadanía".