¿Te preocupa la endometriosis? Busca las opiniones entre los clientes de SantaLucia y resuelve tus dudas

¿Te preocupa la endometriosis? Busca las opiniones entre los clientes de SantaLucia y resuelve tus dudas
Ceutaldia
Ceutaldia  

Cuando se presenta la regla a edades tempranas y suele estar acompañada de dolores, no solo durante la menstruación sino durante el resto del periodo, es aconsejable ir al ginecólogo para que realice una ecografía transvaginal y vea que todo está dentro de la normalidad


La menstruación suele traer consigo dolor, que puede ser más intenso o menos. Por suerte algunas mujeres no sienten nada, pero otras llegan a sufrir dolores incapacitantes. Cada una tiene su propio nivel de tolerancia y umbral del dolor.

Pero en ocasiones, el dolor que se siente pasa de ser normal a considerarse excesivo. No tiene por qué ser preocupante, ya que a veces se debe a estar más cansada o haber pasado por alguna enfermedad. Sin embargo, hay casos en los que es señal de que algo no va bien.

El dolor de la menstruación se llama dismenorrea

Ese dolor que se produce durante el período recibe el nombre de dismenorrea, y esta puede ser primaria o secundaria, según la causa que la origine. La dismenorrea primaria es la más habitual, y se debe simplemente a que hay demasiadas prostaglandinas (productos químicos del útero).

La dismenorrea secundaria puede comenzar ya de mayor, y empeorar con el paso del tiempo. Puede deberse a otras causas, como ciertas condiciones que afectan al útero o a los órganos reproductivos. Una de ellas, y la más conocida, es la endometriosis.

Con las opiniones SantaLucia puedes encontrar a un buen especialista

Aunque la endometriosis es una enfermedad con un índice de impacto relativamente alto, lo cierto es que no todos los ginecólogos son expertos en este problema. Por ello, se recomienda revisar las opiniones SantaLucia para buscar el mejor especialista en su cuadro médico.

Conocer las diferencias entre la dismenorrea primaria y la secundaria puede no ser suficiente para saber cuándo se padece una u otra. En algunos casos, hay mujeres que sienten que el dolor es más intenso de lo habitual y nos preocupamos, pero otros, hay quien da por hecho que es un dolor normal, y no le damos mayor importancia. Es por ello que debemos tener presente algunas señales que nos dirán que el dolor no es corriente, y en ese caso será cuando deberemos buscar la ayuda médica que necesitamos, ya que si el dolor llega a ser incapacitante para la mujer de forma recurrente está claro que hay algo anormal que debe ser estudiado por un especialista.

¿Cuáles son los síntomas de la endometriosis?

Los principales de esos síntomas son los siguientes: Si bien esta enfermedad no tiene edad y se puede presentar en cualquier momento de la edad reproductiva, suele darse en mujeres mayores de 25 años, que tuvieron la menarquia (su primera regla) a edades tempranas; el dolor también se hace presente en momentos en los que no se está con el periodo, incluso mientras se mantienen relaciones (dispareunia); el dolor no desaparece al tomar antiinflamatorios y analgésicos.

Si se da alguna de las situaciones anteriores se debe acudir al ginecólogo cuanto antes, ya que puede tratarse de endometriosis, enfermedad que padecen en torno al 10% de las mujeres y que puede conllevar a problemas de esterilidad por la obstrucción de las trompas, deformaciones del útero, perdida de ovarios, …

El funcionamiento de esta enfermedad es que las células que suelen recubrir el útero por dentro (endometrio) crezcan fuera del mismo, apareciendo en otras zonas, tales como los ovarios y las trompas de Falopio en sus fases iniciales, extendiéndose por la cavidad pélvica conforme la enfermedad avanza, llegando a crearse implantes en los intestinos, pared recto-vagina o saco de Douglas, y en casos más extremos en pulmones, ojos y cerebro. A lo largo del ciclo menstrual, dichas células continúan comportándose como si estuviesen en el útero, razón por la cual crecen y llegan a sangrar, creándose así los llamados quistes de chocolate, además, con la inflamación asociada a este proceso el cuerpo reacciona creando adherencias que pueden afectar a otros órganos.

Si eres una afectada de esta enfermedad, siempre puedes buscar apoyo en asociaciones y grupos creados por distintas redes sociales en los que encontrarás a mujeres en tu misma situación que te podrá ayudar.