La Ciudad culpa al viento y la humedad del aspecto desértico del Parque de Santa Catalina

Fernando Ramos y Emilio Carreira

Si la vegetación no prospera en el Parque de Santa Catalina no es por la escasa calidad de la tierra sino por la persistencia del Levante y el Poniente, la elevada humedad del entorno y la salinidad del ambiente que han terminado por convertir la zona verde en tierra yerma. Así lo ha asegurado en sesión de control el responsable de Medio Ambiente, Fernando Ramos.

El consejero de Medio Ambiente  ha negado que la tierra usada en la recuperación medioambiental de la zona fuera de mala calidad como aseguraba Caballas en su interpelación. sino que, como precisa el informe encargado a TRAGSATEC, fue el fuerte viento, en ocasiones de hasta 166 kilómetros por hora, resalta el estudio,  el que se ha llevado la tierra. “Tenemos un parque y no tiene la flora que todos deseamos y precisamente,  pero donde había una montaña de basura se puso un parque al que va muchísima gente, pero por las circunstancias que sean la flora no ha tenido prolongación en el tiempo y somos conscientes de ello”, admitió Ramos como excusa para que los 300.000 euros en arbolado y plantas no arraigaran.

Argumentos que no convencieron a Haidor, diputado de Caballas que puntualizó a Ramos que “Ceuta tiene allí un erial no un parque” y todo por “culpa de las prisas” para inaugurarlo antes de las elecciones de 2015.