PLAN DE GESTIÓN 2016-2022

La Ciudad se propone "cambiar la actitud" del ceutí para que recicle, reutilice y genere menos residuos

La Ciudad se propone "cambiar la actitud" del ceutí para que recicle, reutilice y genere menos residuos
El Plan se propone que cada ceutí no genere más de 503 kilos de residuos al año en 2022.
El Plan se propone que cada ceutí no genere más de 503 kilos de residuos al año en 2022.  

La Asamblea de Ceuta ha aprobado este lunes inicialmente con los votos a favor del PP y la abstención de toda la oposiciónel Plan Integrado de Gestión de Residuos 2016-2022 de la ciudad autónoma después de que la Comisión Europea lanzase en julio una “advertencia final” a España por la carencia en varias regiones de ese documento de planificación, que antes del traslado de las basuras a planta de tratamiento en Andalucía prioriza “prevenir su generación, recuperar al máximo los recursos y reducir al mínimo la eliminación mediante vertedero”.

El Plan, según ha explicado Ramos en el Pleno, considera “de especial relevancia” focalizar los esfuerzos de reducción en cuatro “áreas prioritarias”: los desperdicios alimentarios, la construcción y la demolición, los envases y los productos de usar y tirar. El objetivo de sus medidas es reducir un 11,5% el volumen de residuos que, sin ninguna intervención de “prevención y reutilización”, se prevé que generaría cada habitante de la ciudad autónoma al año en 2022, 568 kilogramos, para conseguir que no pase de 503.

El documento deja claro que "se hace imprescindible que los costes de gestión y amortización de las infraestructuras consideradas en el Plan sean repercutidos, en primer lugar, al Ayuntamiento; y por parte de este, a los ciudadanos, mediante la aplicación de tasas sobre la recogida y tratamiento de residuos adecuadas".

El reto se antoja ciclópeo en una ciudad en la que allá donde llega un coche aparece un vertedero: se quiere lograr un “cambio de actitud por parte del consumidor” local con el objetivo de que prime en su demanda “un producto más sostenible desde el punto de vista ambiental antes que uno convencional” y ajuste los alimentos perecederos de su lista de la compra “a los que realmente pueda consumir”, así como que acuda “a mercados de segunda mano” a la hora deshacerse “de productos que todavía puedan tener una vida útil”.

ramos verticalEn el apartado de la gestión de residuos una vez generados, el objetivo esencial es “el vertido cero de los residuos primarios que no han sido tratados y la eliminación secundarios, rechazados en la planta de tratamiento, para “conseguir la máxima recuperación tanto en cantidad como en calidad”.

El documento apuesta por la puesta en marcha de un horno crematorio de residuos de animales con una capacidad mínima de 45 toneladas al mes y tratamiento de gases mediante oxidación, así como por la construcción de una planta de tratamiento mecánico-biológico-mecánico (presupuestada en 14 millones de euros) que sirva para “optimizar los rendimientos en captura de materiales contenidos en la fracción resto y completa las recogidas selectivas implantadas en la ciudad de cara al cumplimiento de objetivos de reciclado”.

En la actualidad la Planta de Transferencia del Hacho a la que se derivan los residuos de Ceuta antes de su traslado a la península soporta una carga que supera el límite de su capacidad de diseño, para 40.000 toneladas al año. El documento deja claro que "se hace imprescindible que los costes de gestión y amortización de las infraestructuras consideradas en el Plan sean repercutidos, en primer lugar, al Ayuntamiento; y por parte de éstos, a los ciudadanos, mediante la aplicación de tasas sobre la recogida y tratamiento de residuos adecuadas".

"No vamos a machacar a la ciudadanía a impuestos pero quien contamina paga

 

La oposición, muy crítica

El portavoz del PSOE, Manuel Hernández, ha hecho hincapié en que “hay cuestiones que habría que desarrollar aún más como detallar los costes reales del servicio y elaborar una contabilidad de costes directos e indirectos”. “Echamos en falta medios materiales y humanos para cumplir los objetivos del Plan, que además se presenta fuera de todos los plazos establecidos, pues han tardado siete años en la actualización y no sabemos qué consecuencias legales tendrá esta demora”, ha apostillado.

“Al igual que con el PGOU, ustedes demuestran ser muy eficientes para comprar flores pero muy poco con los documentos fundamentales para el desarrollo de esta ciudad”, ha afeado al PP el portavoz socialista, que ha pedido al Gobierno que concrete cómo se va a financiar la implementación del Plan. “Si va a ser machacando con más impuestos a los más débiles no estamos dispuestos a permitirlo”, ha advertido.

El líder de Caballas, Mohamed Ali, también ha negado el apoyo de los cuatro diputados de la coalición al documento porque “las políticas medioambientales siguen sin ser prioridad para un Gobierno que, por ejemplo, mantiene parada desde hace meses la Ordenanza de limpieza pública”. “El Medio Ambiente hay que enfocarlo desde una perspectiva integral y esto al final parece más papel mojado que un avance real para el desarrollo sostenible”, ha argumentado Ali.

Según Varga (Cs), "cuando un joven se niega a separar los residuos porque dice que quienes los recogen los vuelven a juntar no hay mayor exponente de su fracaso político y medioambiental”

La portavoz del MDyC, Fatima Hamed, ha echado en falta autocrítica de un Ejecutivo “que prefiere buscar resquicios legales para evitar que les pongamos la cara colorada ante incumplimientos tan flagrantes de la legislación como que hace casi cuatro años que deberíamos tener aprobado este documento”. La líder del Movimiento también ha reprochado al consejero su “desidia” y ha exigido al consejero que aclare las sanciones de la UE a las que se expone Ceuta.

Varga (Cs) ha lamentado que el “retraso” y los “problemas” que acumula la ciudad “no solo en la gestión de los residuos sino en el hecho de que estamos atascados en ellos”. “El horizonte para una adecuada gestión de los mismos parece alejarse en el tiempo y cuando un joven se niega a separar los residuos porque dice que quienes los recogen los vuelven a juntar no hay mayor exponente de su fracaso político y medioambiental”, ha ejemplificado.

Para Ramos, si la Ciudad ha llegado fuera de plazo a la aprobación del nuevo Plan ha sido precisamente por la “complejidad” de la gestión de las basuras en un entorno como el de Ceuta y si el documento ha llegado a Pleno ha sido “por la importancia que le damos”. El consejero sí ha recogido el guante de Ciudadanos para organizar unas jornadas que sirvan para dar a conocer el Plan y facilitar que tenga éxito en su puesta en marcha.