VERDEMAR

Los ecologistas alertan sobre la contaminación atmosférica de algunos barcos que operan en el Estrecho

Los ecologistas alertan sobre la contaminación atmosférica de algunos barcos que operan en el Estrecho
Imagen cedida por los ecologistas.
Imagen cedida por los ecologistas.  

Verdemar-Ecologistas en Acción ha denunciado que en las líneas del Estrecho sigan operando buques como el 'Avemar Dos' de Baleària, "construido en 1997", que emiten "todo tipo de gases sin que hasta la fecha se haya actuado con contundencia". La organización ecologistas ha "recomendado" una actualización inmediata sobre "los graves casos de contaminación atmosférica", así como "la paralización de buques para revisión, arreglo, multa y retención si procede".

Además vería interesante aplicar la "navegación económica" ya que "los beneficios ambientales y económicos serían a destacar".

Además de dióxido de carbono (CO2), los barcos emiten según Verdemar "varios contaminantes que propician el calentamiento global, como partículas en suspensión, óxidos de nitrógeno (NOx) y óxido nitroso (N2O). Todos estos contaminantes contribuyen al cambio climático tanto directamente, actuando como agentes que retienen el calor en la atmósfera, como indirectamente, al fomentar la creación de más gases de efecto invernadero".

Esas finas partículas en suspensión, más conocidas como hollín, "se crean por la combustión incompleta de un combustible fósil como el petróleo o el carbón". Los motores viejos y con un escaso mantenimiento "también contribuyen a una combustión incompleta".

Además, "calientan de manera importante tanto la atmósfera como la nieve o el hielo al depositarse sobre éstos, y contribuyen al calentamiento de dos maneras diferentes: a través de la absorción directa del calor en la parte superior de la atmósfera y reduciendo el albedo o reflexión de la Tierra". Al contrario que los gases invernadero, "las partículas son sólidas, no un gas, y calientan al absorber la luz del sol en lugar de los rayos infrarrojos o terrestre".

Según Verdemar, "más del 90% del comercio mundial se realiza por mar a través de unos 90.000 buques que emiten dióxido de carbono, lo que contribuye significativamente al cambio climático y a la acidificación del océano. Además de dióxido de carbono, los barcos también emiten una serie de contaminantes que agravan el problema".

Más del 3% de las emisiones globales de dióxido de carbono "pueden relacionarse con el transporte naval", una cantidad "comparable a la de los principales países emisores de carbono", y el sector "sigue creciendo".

"Si el transporte naval del mundo fuese un país", ha comparado, "sería el sexto emisor de gases con efecto invernadero. Sólo los Estados Unidos, China, Rusia, India y Japón emiten más dióxido de carbono que la flota mundial". A pesar de todo, las emisiones de dióxido de carbono procedentes de embarcaciones no están reguladas.