PIDEN QUE SE HAGA PÚBLICO

MDyC exige responsabilidades por el "demoledor" informe sobre el parque de Santa Catalina

MDyC exige responsabilidades por el "demoledor" informe sobre el parque de Santa Catalina
Imagen del parque Santa Catalina
Imagen del parque Santa Catalina  

El informe realizado por la empresa TRAGSA tras el estudio del suelo del parque de Santa Catalina a petición de la sociedad pública OBIMASA, de la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad, que ha adelantado Ceuta al Día, "debe ser conocido en su integridad por toda la ciudadanía", reivindican desde MDyC recordando el debido cumplimiento de la Ley de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno.

MDyC reclama su exposición en la web de la sociedad pública o en su defecto en la web de la Ciudad de Ceuta "y sin necesidad de esperar a ser exigida".recuerdan que pidió en marzo de este año 2017 al Gobierno el control exhaustivo de las obras a realizar por Intervías Construcciones S.L., en Santa Catalina, así como que el consejero Néstor García  asumiera sus responsabilidades por la paralización de dos certificaciones a dicha empresa, algo que nunca ocurrió.

Además, tras el "demoledor" informe realizado por Tragsa tras el estudio del suelo del Parque de Santa Catalina,exigen al  consejero de Fomento, Néstor García, su dimisión y al actual responsable de la consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Fernando Ramos,  que "asuman cuantas responsabilidades se desprendan de la nefasta gestión realizada en el Parque de Santa Catalina", porque, apuntan, la empresa municipal OBIMASA en el cumplimiento de sus funciones de asesoramiento y trabajo técnico, como son; la dirección y supervisión técnica de contratos y encomiendas; así como la ejecución, revisión y seguimiento de convenios de colaboración, era responsable directo en el seguimiento y supervisión de la restauración que se quería llevar a cabo en el Parque y concretamente de la segunda fase de ejecución de la restauración de la zona.

"La petición de OBIMASA de ese estudio a la empresa TRAGSA en marzo no le exime de su responsabilidad directa en la dejación de funciones en la engañosa “restauración” que se llevó a cabo en la segunda fase  y cuyo coste  superó 1,2 millones,  300.000 euros solo en plantas para repoblar en un suelo, que como queda demostrado no era apto para la repoblación, algo que debiera haber sido detectado por una empresa que se dedica a la repoblación forestal de la ciudad de Ceuta, como es OBIMASA", concluyen.