EL TIEMPO

Tendrá que esperar para sacar la ropa de verano y no es culpa del confinamiento

Tendrá que esperar para sacar la ropa de verano y no es culpa del confinamiento
Fuente Aemet
Fuente Aemet  

Abril está haciendo honor al refranero, que recuerda su carácter lluvioso y voluble, siempre oscilando entre el optimismo soleado y el chaparrón furioso. Y es que ahí fuera, al otro lado de la ventana, está desperezándose la primavera. Lo que queda de esta tercera semana de abril —cuarta de la primavera y quinta de confinamiento— es un buen ejemplo: temperaturas suaves, chubascos, claros ocasionales y viento de levante, siguiendo el patrón de los últimos días, en los que ha llovido la mitad de los días de abril y lo que seguirá lloviendo, de momento hasta este próximo sábado y, según las previsiones a 14 días, también durante el próximo fin de semana, último de abril. Así que de momento, ni pensar en sacar la ropa de verano. Y no solo por el confinamiento.

La clave, como sucede en tantos aspectos climatológicos en Ceuta, la tiene el levante. El viento de componente Este viene gobernando con firmeza perro sin soplar con fuerza durante los últimos días, trayendo consigo la lluvia. El domingo el viento rolará a poniente y se abrirán claros, subirán las temperaturas y desaparecerá la amenaza de lluvia. Tregua que se mantendrá hasta el jueves 23 de abril cuando el levante volverá a recuperar su trono trayendo de nuevo precipitaciones más que ocasionales.

En lo que resta de esta semana, las temperaturas se mantendrán sin apenas cambios, con mínimas de 15 y máximas de 19 grados centígrados, experimentando una ligera subida durante este domingo 19 de abril. El viento sopla y soplará de levante hasta el domingo, salvo un día de dudas, el viernes, cuando soplará de sudeste, antes de virar al oeste el domingo. El poniente mantendrá su dominio solo hasta el miércoles 22 de abril, cuando dejara su sitio al levante que se mantendrá moderado en el Estrecho lo que resta de mes.

Tendrá que esperar para sacar la ropa de verano y no es culpa del confinamiento