"INTENCIONES OCULTAS"

Caballas interpone un recurso para intentar parar el contrato de publicidad en los helicópteros

Caballas interpone un recurso para intentar parar el contrato de publicidad en los helicópteros
helicoptero helity 1
helicoptero helity 1  

La coalición Caballas, a través de su diputado y portavoz Juan Luís Aróstegui, ha interpuesto ante la sociedad municipal PROCESA un recurso de reposición contra el pliego de prescripciones técnicas y cláusulas administrativas del contrato de “patrocinio para la  difusión de la imagen de la Ciudad de Ceuta como destino turístico conectado por la vía aérea”.

En su recurso, Caballas exige a la presidenta, la consejera de Economía y Hacienda, Kissy Chandiramani, que paralice el proceso de adjudicación, pues continuarlo, con una impugnación de por medio, sería “una temeridad perfectamente incardinable en el concepto de perjuicios de difícil reparación a los que se refiere la normativa en vigor para proceder a la suspensión de los actos impugnados”.

El recurso de Caballas argumenta que la sociedad municipal carece de competencias y actúa en áreas del Gobierno, camuflando su acción política con contratos de imagen y publicidad. “En resumen, el objeto del contrato no tiene relación alguna con el objeto social de PROCESA, ni por otra parte constituye una actividad propia de la empresa, sino que busca fraudulentamente que ésta se erija como poder adjudicador que suplanta al verdadero sujeto de este contrato, que no es otro, que la propia Ciudad de Ceuta, alegan desde la coalición, apuntando que , teniendo en cuenta de que se pretende insertar publicidad institucional de la Ciudad de Ceuta, que no de PROCESA, y en relación con el turismo mediante transporte aéreo,  “no es muy difícil concluir que se inserta en el objeto social de otra sociedad municipal, en concreto Sociedad Municipal Servicios Turísticos de Ceuta SL”.

Decisiones que, en cualquier caso, se han tomado al margen del consejo de administración de la empresa, recuerdan desde la coalición: “Nos encontramos ante una sociedad de capital íntegramente público, en cuyo consejo de administración figuran representantes de distintos grupos políticos con representación institucional en el Ilustre Pleno de la Asamblea de Ceuta, por lo que cualquier interpretación normativa tendente a resolver conflictos entre normas internas debe resolverse atendiendo al criterio que ofrezca una mayor y mejor integración de la voluntad societaria, que en definitiva, responde a un principio democrático representativo de la ciudadanía ceutí”.

Intención oculta

Caballas argumenta que ocupa “existen una serie de hechos con potencialidad acreditativa más que suficiente para probar la existencia de una verdadera intención oculta” que no es otra que subvencionar a una empresa de reciente creación que ha recuperado las conexiones aéreas con la península, una intención “meramente subvencionadora a una concreta empresa”. Empresa que Caballas vincula al Gobierno.

Una intención que corroboró, recuerdan desde Caballas, la propia consejera de Hacienda en su propuesta al Consejo de Gobierno en la que se podía leer: “Para favorecer las comunicaciones con el resto de España se estima necesaria la creación de una partida destinada a subvencionar el transporte aéreo, dado que las especiales condiciones de ese medio de transporte hacen ineludible la existencia de ayudas públicas para lograr su permanencia y continuidad. En cuanto a la razón que aconseja contribuir a la financiación parcial de ese medio de transporte, se concreta en el hecho de que se trata de la única forma de conectar de manera breve con un aeropuerto internacional y con las líneas ferroviarias de alta velocidad”.

No es patrocinio

Caballas disiente también del concepto ‘0patrocinio’, que a su juicio no encaja enla Ley de Administraciones Públicas, que define el contrato de patrocinio como "aquél por el que el patrocinado, a cambio de una ayuda económica para la realización de su actividad deportiva, benéfica, cultural, científica o de otra índole, se compromete a colaborar en la publicidad del patrocinador". “Si prestamos atención a la redacción del precepto podemos comprobar que para que exista este contrato el patrocinado tiene que proyectar una actividad deportiva, benéfica, cultural, científica o de otra índole, es decir, que no cualquier desempeño puede ser objeto de patrocinio”, señalan desde Caballas en su recurso.

En definitiva, concluyen desde Caballas, “la causa que se manifiesta (el patrocinio para la difusión de la imagen de Ceuta como destino con conexión aérea) es solo aparente, no real, ya que en realidad encubre una subvención, que además no sería ajustada a derecho, lo que convierte la causa también en ilícita”.