MÁS PRESUPUESTO

La Ciudad da continuidad al programa de prevención de la delincuencia de MENA que viven en la calle

La Ciudad da continuidad al programa de prevención de la delincuencia de MENA que viven en la calle
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

La Asamblea ha aprobado este martes destinar 13.100 euros más al Plan contra la Delincuencia Infanto-Juvenil de Menores Extranjeros No Acompañados (MENA) en las calles de la ciudad autónoma que el Ejecutivo autonómico que preside Juan Vivas (PP) ha puesto en marcha este año a través de un convenio con la Universidad de Málaga (UMA). El suplemento presupuestario vendrá a complementar los 82.000 euros consignados inicialmente para garantizar su sostenimiento hasta el final del ejercicio natural en curso, garantizando su continuidad sin interrupciones, según ha avanzado la consejera de Hacienda, Kissy Chandiramani.

El Proyecto de Prevención de la Delincuencia de Menores Extranjeros Solos en las calles de Ceuta arrancó con unas jornadas de formación y la contratación de tres educadores sociales a finales de abril. Su ejecución se articula sobre un convenio con el Instituto Andaluz Interuniversitario de Criminología (IAIC) de la UMA) a través del Observatorio Criminológico del Sistema Penal ante la Inmigración (OCSPI).

Aunque los MENA han venido siendo señalados por parte de la opinión pública como protagonistas de la delincuencia en la ciudad, durante 2017 el 56 por ciento de los 157 adolescentes con entre 14 y 18 años que recibieron sanciones penales en Ceuta por la comisión de algún delito fueron jóvenes de nacionalidad española (88), un 91,7 por ciento varones (144).

El ‘Equipo Drari [colega, amigo, en dariya]’ ha ido tejiendo una red de “coordinación” con los distintos departamentos de la Ciudad Autónoma, otras instituciones públicas, agentes sociales, el Ministerio Fiscal y personas que “colaboran desinteresadamente” como el ex futbolista Nayim, que cada jueves entrena a los alrededor de 30 MENA que viven en la calle y con los que se está trabajando, de media, cada mes.

Según García, profesora titular de Derecho Penal y Criminología en la UMA, se trata “un trabajo holístico con el que se incide en múltiples ámbitos desde la perspectiva de la protección de la infancia, no solo porque hay que cumplir y hacer cumplir la ley sino también porque los estudios científicos demuestran que es así como se obtienen resultados”.

El contacto con los jóvenes con entre 14 y 18 años se realiza sobre todo en la zona portuaria, donde se les ofrece asistencia sanitaria y de higiene (cobertura de necesidades básicas en general) pero también mediación, referentes de conducta, un clima que “rompa la barrera de la desconfianza” y evite peleas, acompañamiento hospitalario, para cumplimentar las reseñas policiales…
 

“Soluciones individualizadas y duraderas”

Así “se reducen los riesgos de que los menores se conviertan en víctimas y, al mismo tiempo, como esperamos que constaten las estadísticas en un futuro, de que cometan actos delictivos en forma de robos, agresiones...”, señala García. “Algunos” menores han pedido por iniciativa propia su ingreso en el Centro de Acogida de ‘La Esperanza’ y se han quedado “de forma estable” en él. El programa también incide en recuperar y mantener vínculos entre los jóvenes emigrados solos a Ceuta y sus familias en Marruecos “cuando no se aprecia que es contraproducente”.

El reto del proyecto es “encontrar soluciones individualizadas y duraderas que permitan su establecimiento a largo plazo en condiciones de normalidad y estabilidad” como volver con su familia en origen, reinstalarlos con allegados en otra ciudad, entrar en ‘La Esperanza’ o ser remitidos a otros centros especializados de intervención socio-sanitaria.

El Ejecutivo ceutí ha elegido a Cruz Roja como oenegé especializada en actuaciones con migrantes para recibir los 400.000 euros en los que se ha presupuestado otro programa para atender y acompañar en las calles a los MENA que rechazan las medidas ordinarias de protección de la Administración, colectivo que se cifra “entre 60 y 100”.