Gobierno y oposición dan por hecho que se pagará parte de 4,1 millones que reclama la UTE del Campus


Gobierno y oposición dan por hecho que se pagará parte de 4,1 millones que reclama la UTE del Campus

- Los propios servicios jurídicos del Ayuntamiento han expresado su disgusto por tener que pleitear en lugar de haber negociado el pago de parte de lo reclamado en junio por la UTE

- Parte del dinero solicitado ahora se corresponde con las mediciones finales de la obra, que Fomento contratará de forma externa ahora,  años después de recepcionar la obra y cuando ya están en marcha nuevos trabajos en el Campus

El portavoz de Caballas, Mohamed Alí, ha interpelado este jueves al Gobierno por las razones por las que la administración local no ha elaborado el correspondiente informe técnico para rebatir las pretensiones de la UTE (Corsan, Dragados ACC) del Campus por la Ejecución de las obras. Y básicamente, de la interpelación se deduce que tanto el Gobierno como la oposición dan por hecho que habrá que abonar parte de los 4,1 millones de euros que reclama la Unión Temporal de Empresas a las arcas públicas por la obra.

Alí había indagado el asunto con los servicios jurídicos del Ayuntamiento que habían mostrado su sorpresa por tener que acudir a un pleito por la reclamación en lugar de haber optado por la vía administrativa una vez que en junio la UTE materializó la reclamación, que según ha desvelado el consejero de Fomento, Néstor García, poco después, llevaban tiempo planteando de forma verbal e informal.

¿Qué reclama?

Según ha explicado García la unión de empresas reclaman dos conceptos uno por valor de 2,4 millones de euros por una revisión de precios y otro por valor de 1,7 millones de euros más por las mediciones finales.

Mediciones que se hacen al finalizar toda obra para ver las diferencias que hayan podido surgir y ajustar los costes. Revisiones que los técnicos de la ciudad no han realizado a pesar de haber recepcionado la obra en el año 2011, según ha esgrimido Alí, aunque en realidad los trabajos se finalizaron en 2013, y que ahora Fomento se plantea contratar de forma externa, para no consumir tiempo de los técnicos dedicados a otras cuestiones más prioritarias y porque avocados al conflicto un informe de parte sería considerado parcial, según ha defendido García.

Alí ha reprochado con dureza a Fomento que no se contestara de forma adminsitrativa la reclamación de la UTE en junio cuando la presentó y que se acuda ahora a un pleito que seguramente sea más costoso para las arcas públicas en lugar de haber negociado la reclamación, como ya aconsejan los servicios jurídicos.

Tanto en los argumentos de García como en los de Alí se da por hecho que habrá que abonar si no los 4,1 millones reclamados si al menos una buena parte de ellos. Con lo que el coste final del Campus Universitario, “una mudanza”, según Alí se dispara por encima de los 30 millones de euros. “El campus es como el aeropuerto de Castellón, allí no hay aviones y aquí no hay alumnos”, ha aguijoneado Alí.

El coste dispara el precio final de la obra. Un incremento contra el que ya se mostró en su día muy beligerante Caballas, que aseguró que no iba a permitir y logró frenar en un primer momento la revisión hasta el 10 por ciento sobre el coste de la obra, a la que por entonces acostumbraban las empresas constructoras de obra pública en la ciudad. Finalmente la UTE se saldrá con su propósito de elevar hasta los 30 millones de euros, y un poco más, el coste final del Campus.