PLENO

Hernández califica de “ñoñas” las preguntas de Vox y Verdejo responde: “Seré ñoño pero no un cornudo”

Hernández califica de “ñoñas” las preguntas de Vox y Verdejo responde: “Seré ñoño pero no un cornudo”
Verdejo vs. Hernández
Verdejo vs. Hernández  

El grupo parlamentario socialista llevaba a Pleno este martes una doble interpelación, por un lado preguntaba al Gobierno por el estado procedimental de un acuerdo plenario aprobado en septiembre de 2019 y aun sin ejecutar; por otro lado, de paso, lanzaba lo que coloquialmente se conoce como un ‘zasca’, al recordar que aquella propuesta, hoy convenientemente olvidada, era de Vox y exigía una auditoría a la gestión del Gobierno de Vivas durante los últimos seis años ante las evidencias de “enchufes y prácticas indecentes”.

“Es curioso —ironizaba el portavoz del PSOE, Manuel Hernández— pero, literalmente, en la propuesta se recogen argumentos que no hemos vuelto a escuchar en Vox hacia el PP, por aquel entonces decían que existe la sospecha fundada de que podrían haberse dado más prácticas ilícitas, ilegales jurídicamente susceptibles de investigación, ¿mantienen sus palabras?”, preguntaba mirando a la bancada de Vox y comparando su actitud hacia el Gobierno de Vivas de entonces con las “preguntas ñoñas” de la actualidad, en las que "parece que se están dando besitos, encantados de conocerse”.

Una burla que tuvo pronta respuesta del portavoz de Vox, Carlos Verdejo, cómodo en el barro: “Seré un ñoño pero no un despechado y un cornúo (sic)”, rebatía el portavoz ultra. “En esta ciudad la derecha es mayoría, supérelo”, reprochó el portavoz de Vox dirigiéndose a Manuel Hernández, aprovechando de paso para burlarse también del diputado Juan Gutiérrez:  “Usted señor Gutiérrez me hace gracia, un chico gracioso que viene aquí con su papelito y luego el señor Hernández le hace una caricia”, zanjó Verdejo, considerando tal vez que ya no se podía caer más bajo.

Respecto al fondo de la cuestión, la auditoría, el portavoz del Gobierno, Alberto Gaitán, recordó que ya se dijo en su momento que una decisión así supondría un enorme gasto y una labor casi inabarcable, por los que el Ejecutivo está a la espera de que envíe una nueva propuesta de auditoría el grupo parlamentario proponente, esto es, Vox, antes furibunda oposición hoy domesticados como el mejor amigo del Gobierno.

Parecía que quedaba ahí el rifirrafe, pero no. Esta legislatura siempre guarda un giro de guión, casi siempre burdo, capaz de subir decibelios, aunque se hable del tema más banal. Minutos después del primer capítulo, el presidente Vivas se vio obligado a parar de nuevo el Pleno ante las quejas desde la bancada socialista. “Se le ha llamado cornudo (a Manuel Hernández), usted debería haberlo parado y no lo ha hecho”, recriminaba el diputado socialista Juan Gutiérrez, aprovechando también para decir lo que piensa del portavoz de Vox, al que calificó de "charcota". ("pelota rastrero" en jerga, explicó Guitérrez)

"Yo no lo he oído", se excusaba Vivas, "pero la señora vicepresidente segunda, (la socialista Cristina Pérez) me ha enseñado una información periodística, (esta que tienen ante sus ojos) y si eso es así le pido al señor Verdejo que lo retire para que no conste en acta". Efectivamente, el portavoz ultra retiró el insulto, "a pesar del insulto de ñoño".  Posteriormente, pasados unos minutos, ya en una siguiente interpelación de su grupo,  Verdejo quiso matizar que su "cornudo" era un "símil político"

Pero, en el trámite de pedir disculpas s le volvió a afilar el colmillo y aprovechó para lanzar una insinuación que terminó de enervar a Gutiérrez, al dejar  caer que tal vez el termino "chacota" empleado por el diputado socialista, se use "en el argot de los lancheros".

Avanzaba el debate, ya en otros puntos del orden del día, pero la alusión a las "lanchas" dirigida al diputado socialista seguía escociendo y Gutiérrez no quiso dejarlo así. "Que este hombre me explique lo que ha dicho referente a las lanchas, si no lo va a decir en un juzgado", avisaba el diputado socialista aludido. "Este hombre traspasa los límites", acusaba, mientras el presidente Vivas trataba de rebajar la tensión repartiendo culpas y pidiendo "no entrar en las provocaciones". "No quite fuego a la quema, presidente", resumió el diputado socialista Juan Gutiérrez, afeando a Vivas sus malabarismos para reprochar sin condenar.

Hernández califica de “ñoñas” las preguntas de Vox y Verdejo responde: “Seré ñoño pero no un cornudo”