A LOS CRÍTICOS CON LA GUARDIA CIVIL

Las indirectas del discurso del Coronel

Las indirectas del discurso del Coronel
Coronel de la Guardia Civil, José Luis Gómez Salinero
Coronel de la Guardia Civil, José Luis Gómez Salinero  

La alocución del coronel José Luis Gómez Salinero en los actos en honor a la Patrona de la Guardia Civil estuvo trufada de indirectas y mensajes cifrados que todo indica iban dirigidos aquellas voces más críticas con la labor de la Guardia Civil en la frontera Sur. A ellos, siempre sin nombrarlos explícitamente, responsabiliza del aumento de la presión migratoria en Ceuta.

Una situación de la que el más alto mando de la Benemérita en Ceuta culpa directamente a las mafias y pasadores, pero también “a quienes con su elocuencia y activa apología, y desde sus atalayas y cargos de responsabilidad, a veces públicos, dentro y fuera de España, alientan a este tipo de trasgresiones al encumbrar a sus autores  a la categoría de héroes”, en lo que parece una referencia a partidos como Unidos Podemos, oenegés y activistas pro Derechos Humanos, muy críticos con las políticas migratorias del Gobierno de Rajoy y con la actuación de la Guardia Civil en la Frontera Sur.

No fue la única ‘indirecta’ dirigidas a quienes han cuestionado la labor de la Guardia Civil, señalando, sin nombrarlos, a quienes  “con sus proclamas emotivas y promesas de alcanzar sueños dorados, arrojan inmigrantes contra el vallado a la vez que recelan de nuestras actuaciones en defensa de la legalidad, se suscita, también, el derecho a hacer uso de su legítima defensa por parte de aquel agente de la autoridad que se siente intimidado y percibe riesgo grave para su integridad física, lo que pudiera derivar, en su caso, en situaciones de consecuencias imprevisibles”.

Incertidumbre tras la sentencia de Estrasburgo

Gómez Salinero señaló además “pequeños retrocesos” en el desempeño de sus funciones “en aquellos lugares reservados  para nuestro despliegue, sin duda fruto de la actual incertidumbre sin duda relacionados con la gestión de esa Frontera Sur de Europa que todo lo condiciona”, en lo que parece una sutil alusión a la reciente sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo que declara ilegales los rechazos en frontera o ‘devoluciones en caliente’ y condena a España por ello.