PLENO

Luz verde a la tasa extraordinaria del Tarajal entre los gritos de protesta de los empresarios

Luz verde a la tasa extraordinaria del Tarajal entre los gritos de protesta de los empresarios
pleno asamblea empresarios tarajal
pleno asamblea empresarios tarajal  

El Pleno ha dado luz verde entre las quejas airadas y los gritos de los empresarios del los polígonos y el rechazo de la oposición (salvo la excepción de Ciudadanos) a la aprobación provisional de una tasa de 48,70 euros por metro cuadrado y año a los locales del Tarajal y los negocios de la Avenida Martínez Catena, la Almadraba, Loma Rubio y Arcos Quebrados por la “sobreprestación” de servicios extraordinarios que presta la Ciudad. Una tasa que, insistió la consejera de Economía y Hacienda, Kissy Chandiramani, responsable de la medida, “no tiene afán recaudatorio” y “no pretende ser una fuente de financiación” sino que busca “acabar con las naves nodriza que no dejan beneficios ni pagan impuestos”. Una tasa que contempla como medida paliativa una bonificación del 75 por ciento para las empresas, apuntó Chandiramani como prueba de sus palabras y recordando que este mismo objetivo lo comparten los empresarios del tarajal y la Confederación de Empresarios.

Una tasa que decidió defender personalmente el presidente Juan Vivas, “liberando” a Chandiramani de avalar la medida entre las quejas, aplausos y gritos de los empresarios presentes en el Salón de Plenos. “Defender esta tasa no es algo agradable a juzgar de las manifestaciones de los empresarios que han tenido a bien acompañarnos. Quejas positivas si se guarda el debido respeto”, concedió Vivas que subrayó que la tasa solo pretende “gravar a las empresas que no generen al menos tres empleos y punto” pero se mostró dispuesto a revisarla tras el periodo de exposición pública con las aportaciones de oposición, sindicatos y en especial de los empresarios de los polígonos.

Un objetivo con el que se comprometió anunciando una comisión informativa al margen del periodo de información, para poner los argumentos sobre la mesa para buscar proteger a los empresarios del tarajal que se someten a la Ley y crean empleo y riquieza y no a los que "no dejan nada en Ceurta" y "no son ni siquiera españoles". Explicaciones que no convencieron a los empresarios que abandonaron el salón de plenos entre quejas, recriminando al presidente Vivas que los empresarios legales pagan por los problemas que generan otros.

Tasa ilegal

Argumentos que tampoco convencen a la oposición que la considera una tasa “injusta” e “ilegal”, como advirtió el portavoz de Caballas Juan Luis Aróstegui, que basa en “opiniones” el sujeto pasivo, basándose en una frase  más que cuestionable del informe técnico en la que se asegura que “es obvio que hay una relación directa entre el conflicto del Tarajal y la actividad de las naves, no es verdad, lo que es obvio es que tiene relación con la irresponsabilidad del delegado del Gobierno”. Para Aróstegui lo único obvio es que el presidente Juan Vivas es el “monaguillo” del delegado Nicolás Fernández Cucurull y “tiene montado un lío en el Tarajal acojonante.

Un argumento fiscal que también compartió el diputado de Ciudadanos, Javier Varga: “Objetivamente el hecho imponible no está claro y mucho menos el sujeto pasivo, no es sencillo definir quien recibe esos servicios extraordinarios de los que la ciudad pretende resarcirse”, apunta Varga que teme que el Gobierno proponga una tasa ilegal y esto acabe en los Tribunales.

Tasa duplicada

Una tasa que recordó tanto Caballas como MDyC y Ciudadanos que está además duplicada, pues los empresarios ya pagan la recogida de residuos sólidos urbanos. Una tasa, además, cuyos cálculos en los que se basa son también muy cuestionables, un argumento que también esgrimió Caballas asegurando que la presencia de Policía Local u Obimace está sobredimensionada. Además de no delimitar la zona en la que se aplica pues, recuerda Fatima Hamed, la Avenida Martínez Catena llega hasta la plaza de África. “¿El CN Caballas va a tener que pagar esa tasa”, interpela Hamed dudando muy mucho que este nuevo impuesto sirva para acabar con las naves ilegales o limitar y controlar el paso de bultos.

Aróstegui secundó este argumento y añadió que supone grabar con una tasa a pequeños comercios de la Almadraba o Arcos Quebrados que ahora deberán abonarla. “¿Van a exigir a una tienda de comestibles de 50 metros cuadrados que pague la tasa o que contrate tres empleados?”, planteó el portavoz de Caballas.

Una medida que, a juicio del PSOE, solo sirve para “asfixiar” aún más la economía de Ceuta y en concreto a los empresarios del tarajal que pagan sus impuestos y cumplen con la Ley. Manuel Hernández reprochó.    Una medida que no está justificada “ni bien hilvanada” y que no sirve para crear empleo, insistió Varga. “Si eso fuese verdad le pido que extienda esta tasa a toda la ciudad, pero ustedes saben que eso no es así”, lamentó el portavoz de Ciudadanos que los empresarios de la Sala se han marchado del salón de Plenos porque no se les ha concedido lo único que pedían, diálogo. “No es mucho pedir”.