El MDyC insiste en sumar su voz para modificar la ordenanza que sanciona la ropa usada


El MDyC insiste en sumar su voz para modificar la ordenanza que sanciona la ropa usada

- La formación sugiere que la sanción impositiva a las bolsas de plásitico vaya en la misma línea de las medidas de ámbito nacional y sancione la transacción vía IPSI y sólo en grandes superficies

- El MDyC insinúa que después del tasazo a la ropa usada seguirán el mismo camino otras mercancías

El Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía de Ceuta ha vuelto a sumar su voz a Caballas para exigir que al menos se modifique la sanción impositiva a la ropa usada. En concreto la formación pide retirar el impuesto extra a esta mercancía y modificar vía IPSI la tasa a las bolsas de plástico. Su postura ya defendida en el Pleno de la Asamblea insiste en señalar “improvisación” por parte del “desgobierno del Sr. Vivas”.

El partido que lidera Fatima Hamed recuerda que el Ejecutivo no sólo no ha abogado por el consenso en esta materia, sino que ni tan siquiera “ha consultado” la situación con los que se van a ver afectados por la medida. Una falta de diálogo que para la formación es un claro indicativo de “incapacidad” por parte del Gobierno “para solucinar cualquier problema”.

El MDyC considera que con la nueva tasa “quieren solventar la cuestión de los porteadores y de la situación de los polígonos y, en base a un informe económico de dudoso rigor al incluir unos costes que ya se abona en otras tasas o impuestos, se inventa esta tasa más como un cierto castigo a los empresarios y empresarias que para solventar la situación. Pues no hemos visto este afán de pagar los costes a quienes los generan, que se acercaría más a una “contribución especial” que a estos generadores de riqueza, el mismo tratamiento deberían haber exigido a la “peatonalización del centro” que pagada por todos (o mejor, por los fondos europeos) han provocado un incremento de la riqueza de los sus propietarios sin haber tenido que pagar ese plus. Es por ello que para el MDyC esta tasa sino es ilegal, roza la ilegalidad y en su concepción actual debería retirarse”.

Para el MDyC “es vergonzoso que en primer lugar tomen el rábano por las hojas, confundiendo el problema de la Ciudad de su incapacidad para controlar la importación de las mercancías y de su trasporte por la ciudad, con la importación y comercio de los empresarios de esos polígonos. Y en segundo lugar parece que los y las empresarias no generaran ingresos, según el Director del OAST el IPSI de esta actividad comercial puede llegar al 20 por ciento de la recaudación obtenida (unos 6 millones de euros), pero como esa recaudación la asegura el Estado, al Desgobierno del Sr. Vivas le da exactamente igual cobrarlas o no, prefieren vivir de la subvención”.

La medida entiende el MDyC que contribuirá a “hundir un poco más ese pulmón” de la Ciudad que es el Tarajal. “Hoy son fardos, pero mañana puede ser cualquier otra mercancía”, apunta la formación política insinuando que el tasazo podría extenderse desde la ropa usada a toda la mercadería del Tarajal.

Por otro lado, respecto al impuesto a las bolsas de plástico, el MDyC entiende que sería mejor separar “la cuestión impositiva de las bolsas no biodegradables de la tasa de prendería y crear una tributación de Impuesto directamente para el hecho”. En concreto aboga la formación por sancionarlo con un IPSI específico.

“En el Informe económico, igualmente de dudosa credibilidad, que se acompaña al expediente de las tasas de las bolsas, para calcular el importe económico a gravar se basa en los costes de la recogida de basuras (cuestión que ya se cobra en la tasa de residuos) , en los costes de los vertederos (también incluido en la tasa de basuras) y en los costes de la limpieza en los entornos naturales ( importe que se obtiene de los planes de empleo y que es sufragado por los fondos europeos o del Gobierno de España)”, ha explicado el partido.

“Esta asignación de costes puede llevar a cobrar dos veces por el mismo servicio, lo que podría provocar su impugnación por los contribuyentes a los que se les quiere imputar el hecho imponible, pues podrían alegar por un lado que ya se les cobra parte de este tributo en la tasa de basura y la otra parte pueden interpretar que, al igual que se les obliga a los importadores o productores de estas bolsas a abonarla, también deberían abonar dicha tasa todos aquellos productores o importadores de los elementos que la limpieza de vertederos o entornos naturales encuentran (electrodomésticos, mobiliario, elementos de construcción) para ser considerada una tasa equitativa y por lo tanto legal”, ha abundado la formación.

En otras normativas similares que ha estudiado el partido, se grava el suministro de bolsas de plástico de un solo uso, dejando fuera de este impuesto además al pequeño comercio, para no desangrarlo. Una medida de ámbito nacional que busca encarecer el producto para que deje de comprarse y fabricarse.

“Por ello desde el MDyC se ha propuesto que en vez de estar incluida en la Tasa de Prendería, que debería retirarse, se incorpore como un tipo impositivo dentro del IPSI, de tal forma que se evite la concepción de tasa y por lo tanto de “contraprestación” y se le aplique directamente un impuesto por su utilización (ya sea importándola, ya produciéndola)”, ha explicado la formación.