POSIBLE ACERCAMIENTO

El ministro de Justicia afirma que se seguirá aplicando “con la misma firmeza” la ley penitenciaria a los etarras

El ministro de Justicia afirma que se seguirá aplicando “con la misma firmeza” la ley penitenciaria a los etarras
El ministro, este lunes, con el presidente de la Ciudad y el delegado del Gobierno.
El ministro, este lunes, con el presidente de la Ciudad y el delegado del Gobierno.  

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha evitado este lunes en Ceuta confirmar o desmentir la existencia de negociaciones entre el Gobierno de Mariano Rajoy y el PNV para el acercamiento de los presos de ETA al País Vasco y se ha limitado a avanzar que el Estado va a seguir aplicando “con la misma firmeza” la política penitenciaria.

En declaraciones a los medios tras participar en la inauguración de las VIII Jornadas Jurídicas de la ciudad autónoma, Catalá ha recordado que “la política penitenciaria está establecida por la Ley y por el Gobierno y por lo tanto vamos a seguir con la misma firmeza”.

“Hemos declarado permanentemente nuestro convencimiento de que la búsqueda de la paz ha sido un esfuerzo de toda la sociedad española y ahora que hemos alcanzado una finalización de la actividad terrorista después de tantos años de sufrimiento y de dolor lo que nos queda es mantener el respeto a la memoria y a la dignidad de las víctimas y el cumplimiento de la ley, también penitenciaria”, ha avanzado sin dar posibilidad a más preguntas de los periodistas.

Según ha informado este lunes la Cadena SER, el Partido Popular y el Partido Nacionalista Vasco están aproximando posiciones con conversaciones “al más alto nivel” para “acercar presos de ETA a cárceles próximas del País Vasco”. Como condición previa los presos de la organización terrorista tendrían que aceptar primero la ley penitenciaria vigente, algo que podrían comenzar a acatar a partir de este mismo verano.

Las negociaciones no estarían vinculadas a la aprobación de los Presupuestos sino a la decisión de ETA de desarmarse y “principalmente al posible cambio de rumbo de los internos de la banda ahora desarmada, de aceptar los beneficios penitenciarios que recoge la ley actual.

El acuerdo marco que hay sobre la mesa establece, siempre según la SER, que los presos de la exorganización terrorista quedarían en cárceles que no superen la distancia de 250 kilómetros del País Vasco como las de Zaragoza (Duera y Zuera), Burgos, Soria, Teruel, León y Asturias, entre otras.