LA SUCESIÓN DE BASURCO

Podemos Ceuta estudia la posibilidad de una dirección colegiada

Podemos Ceuta estudia la posibilidad de una dirección colegiada
Julio Basurco pasa tras el cristal de la sede de Podemos en Ceuta en la plaza Vieja
Julio Basurco pasa tras el cristal de la sede de Podemos en Ceuta en la plaza Vieja  

El pasado 9 de mayo, por sorpresa salvo para los más cercanos al Círculo de Podemos Ceuta, Julio Basurco abandonaba la dirección del partido en Ceuta, para dedicarse a su vida personal, aparcada por la política. Un mes después, Podemos Ceuta sigue envuelto en el proceso interno para elegir al sucesor, pero no es tan fácil y el partido explora nuevas formas de dirección colegiada.


La dimisión por “motivos personales” de Julio Basurco, hace ya más de dos meses, obligó al Círculo de Ceuta de Podemos a abrir el plazo de presentación de candidaturas para el proceso de elección de un nuevo líder, un plazo que han debido prorrogar “con la intención facilitar el concurso del mayor número de personas tanto en candidaturas como en la votación". El nuevo calendario para la presentación de candidaturas se ampliaba así hasta el 8 de julio, con lo que la proclamación de candidatos sería el 10 y la votación 14 de julio y no el 30 de junio como se anunció en un principio.

Candidatos hay para formar, explican fuentes cercanas a la dirección de Podemos en la ciudad autónoma, lo difícil es encontrar alguien con la posibilidad de dedicar el tiempo y el esfuerzo que exige no solo la coordinación, sino también la portavocía, las relaciones con los medios y el esfuerzo y desgaste que supone ser la cara del partido. Pero en Podemos Ceuta han decidido hacer de la necesidad virtud y apelan a su “vocación horizontal” para explorar nuevas formas de dirección colegiada, asumiendo colectivamente las tareas necesarias, incluida la portavocía. Una posibilidad que vería con buenos ojos el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, a quien el círculo ceutí le habría planteado ya la posibilidad.

Podemos Ceuta es un partido joven, “con muchas ganas e ilusión”, pero el salto a una vida de a pie a la escena política, aunque sea a nivel local, no es sencillo. Trabajo o ausencia de él, familia, estudios… Son muchos los motivos, personales y profesionales, explican fuentes internas del partido que hacen complejo asumir un compromiso político de este calibre. No todo el mundo es funcionario y tiene tiempo, no todo el mundo puede desatender a la familia o a dependientes a su cargo, alegan. Eso y el reto y la presión social que supone asumir el liderazgo de la marca de Podemos en Ceuta, una ciudad conservadora especialmente reacia a la formación morada, añaden desde la formación.