El candidato que no es entendido por su público objetivo


El candidato que no es entendido por su público objetivo
La segunda vuelta de las elecciones presidenciales colombianas se celebran en el día de hoy. Ayer leí en “El País” que el candidato verde, a pesar de sus orígenes populares, tiene serias dificultades de comunicación con las clases hacia las que se dirige, mientras que el candidato uribista, de la secular élite colombiana, conecta bastante [...]

La segunda vuelta de las elecciones presidenciales colombianas se celebran en el día de hoy. Ayer leí en “El País” que el candidato verde, a pesar de sus orígenes populares, tiene serias dificultades de comunicación con las clases hacia las que se dirige, mientras que el candidato uribista, de la secular élite colombiana, conecta bastante bien con el electorado de las clases menos favorecidas, que previsiblemente le entregarán su voto en masa. Junto a ello he visto en el ‘Canal 24 Horas’ de TVE un pequeño reportaje sobre la escasa infraestructura territorial de los verdes frente al Partido Social de Unidad Nacional.

Mockus, el candidato verde, no suele concretar sus intervenciones, según la información periodística. No da respuestas concretas y gasta el tiempo en las entrevistas y debate a razonar en voz alta. Intelectualmente puede ser muy interesante, pero la política no es un ejercicio de debate académico, hay que llegar a los ciudadanos (que no tienen siete horas al día para seguir las disquisiciones) y si se gobierna al final hay que decir sí o no.

El uso de las posibilidades de Internet en general y de las redes sociales en particular ha sido la gran innovación de la campaña de Mockus, una campaña con poco dinero y basada en los medios gratuitos que la red ofrece, así como en el voluntariado político. El problema es que la realidad es otra y el mundo 2.0, las redes sociales y los mensajes en Internet tienen todavía una incidencia pequeña, posiblemente pequeña también dentro de los usuarios 2.0.

Puede que Mockus nos caiga bien a algunos porque representa un modelo de política con el que muchas personas se identifican, pero todos los modelos de política necesitan de victorias electorales para hacerse realidad. Desde una campaña bien organizada, con base territorial hasta la elaboración de mensaje claros que puedan ser procesados por los electores, se recorre un camino que abre las posibilidades de la victoria electoral, más allá de la presencia simbólica y de pasar puntualmente a una segunda vuelta.


Archivado bajo:América Latina, Ciencias Políticas, Colombia, Comunicación Política, Diseño de Jugadas, Elecciones, Política
Posted originally: 2010-06-20 10:30:28

Leer original