PRUEBAS DIAGNÓSTICAS

Ceuta, muchos test rápidos y pocas PCR

Ceuta, muchos test rápidos y pocas PCR
Archivo
Archivo  

España ha realizado más de 3,4 millones de pruebas PCR desde que comenzó la epidemia por la COVID-19. Concretamente, las comunidades autónomas han notificado al Ministerio de Sanidad que, hasta el 25 de junio, han llevado a cabo un total de 3.470.130 pruebas diagnósticas PCR, de las que en Ceuta solo se han llevado a cabo 2.642, lo que supone una tasa de 31,29 pruebas por cada mil habitantes, la más baja de España, ligeramente mejorada por Andalucía (31,73), Melilla (37,57) y Murcia (38,52). Datos muy por debajo de la mitad de la media nacional, que oscila en torno a 73,68 pruebas por cada mil habitantes. En cambio, Navarra, La Rioja, País Vasco y Asturias superan las 120 pruebas PCR por cada 1.000 habitantes

Ceuta ostenta desde el comienzo de la epidemia el farolillo rojo en la realización de pruebas PCR. En cambio, la ciudad autónoma está entre las comunidades autónomas que, proporcionalmente, más test rápidos ha llevado a cabo. DE los 1,9 millones de pruebas rápidas, 5.345 se han practicado en Ceuta, lo que supone 81,63 ceutíes que han pasado por el test rápido por cada mil, el doble de la media nacional (41,21) y la tercera que más test ha implementado solo por detrás de Castilla y León (135,98) y La Rioja (97,89).

En los últimos siete días notificados, entre el 19 y el 25 de junio, las comunidades autónomas han aumentado su capacidad para efectuar este tipo de pruebas diagnósticas en un 5%. Además, la tasa de PCR realizadas hasta esa fecha ha crecido hasta situarse en 73,68 por cada 1.000 habitantes. 

En el caso de Ceuta, Ingesa llevó a cabo entre el 19 y el 25 de junio un total de 196 pruebas PCR, un 8 por ciento más que la semana anterior y 257 test, un 4 por ciento más que el anterior, en ambos casos  en la media o ligeramente por encima.

En total, desde el inicio de la epidemia, se han efectuado hasta el momento 5.448.984 pruebas diagnósticas de COVID-19, de las que 286.075 corresponden a la última semana. Las pruebas realizadas, por CCAA, se pueden consultar en este enlace: 

Prioridad a las pruebas PCR

Desde el comienzo de la pandemia, ele Ministerio dxi Sanidad, y con él Ingesa, ha dado prioridad a  las pruebas diagnósticas por PCR, basándose en la mayor fiabilidad de estas pruebas, apelando a que la OMS indica que la prueba molecular (por ejemplo, PCR) de muestras del tracto respiratorio es el método recomendado para la identificación y confirmación de laboratorio de los casos de COVID‐19, y se prioriza su utilización frente a otras estrategias.

Según explica el Ministerio en su web, la Orden SND/344/2020, de 13 de abril, por la que se establecen medidas excepcionales para el refuerzo del Sistema Nacional de Salud y la contención de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID‐ 19, establece que la indicación para la realización de pruebas diagnósticas para la detección del COVID‐19 “deberá ser prescrita por un facultativo de acuerdo con las directrices, instrucciones y criterios acordados al efecto por la autoridad sanitaria competente".

Esta Estrategia establece que el objetivo en esta etapa es la detección precoz de cualquier caso que pueda tener infección activa y que, por tanto, pueda transmitir la enfermedad. La detección precoz de infección por SARS‐CoV‐2 se hará mediante la realización de una PCR (u otra técnica de diagnóstico molecular que se considere adecuada) a todo caso sospechoso de infección en las primeras 24 horas.

Se considera caso sospechoso de infección por SARS‐CoV‐2 a cualquier persona con un cuadro clínico de infección respiratoria aguda de aparición súbita de cualquier gravedad que cursa, entre otros, con fiebre, tos o sensación de falta de aire. Otros síntomas atípicos como la odinofagia, anosmia, ageusia, dolores musculares, diarreas, dolor torácico o cefaleas, entre otros, pueden ser considerados también síntomas de sospecha de infección por SARS‐CoV‐2 según criterio clínico.

En cuanto a las pruebas de diagnóstico mediante test rápidos y fáciles de usar fuera de los entornos de laboratorio, la OMS, en base en la evidencia actual, las recomienda “solo en entornos de investigación e indica que no deben usarse en ningún otro entorno, incluso para la toma de decisiones clínicas, hasta que esté disponible la evidencia que respalde el uso para indicaciones específicas”.

Y por lo que se refiere a las pruebas basadas en la detección de anticuerpos, apuntan, “es necesario hacer notar que proporcionan información de la fase de recuperación, cuando muchas de las oportunidades de intervención clínica o interrupción de la transmisión de la enfermedad ya han pasado. Además de los falsos positivos que pueden aparecer en su práctica, señalan “se ha debatido también si podrían predecir que una persona sea inmune a la reinfección con el virus COVID‐19. No hay evidencia hasta la fecha para apoyar esto”, zanjan.

Ceuta, muchos test rápidos y pocas PCR