VIGILANCIA ENTOMOLÓGICA

Ceuta se prepara para la hipótesis “muy probable” de que el mosquito tigre ya haya cruzado el Estrecho

Ceuta se prepara para la hipótesis “muy probable” de que el mosquito tigre ya haya cruzado el Estrecho
Ruiz, con una de las 32 trampas de oviposición colocadas en la ciudad.
Ruiz, con una de las 32 trampas de oviposición colocadas en la ciudad.  

El Gobierno de Ceuta ha recogido este jueves la primera remesa de muestras de la campaña de vigilancia entomológica que, con 32 puntos de recogida repartidos en 8 espacios distintos, ha iniciado este mes para constatar si el mosquito tigre o cualquier otro del género Aedes, potencial transmisora del virus Zika o el Dengue, ya ha cruzado el Estrecho de Gibraltar, hipótesis que los técnicos consideran “muy probable”.

Según han explicado la jefa del Servicio de Vigilancia Epidemiológica de la Consejería de Sanidad, Ana Rivas, y el biólogo José Luis Ruiz, en la ciudad autónoma se dan unas condiciones “óptimas” para la llegada desde Algeciras del mosquito tigre, que se difunde principalmente “a través de su transporte pasivo en vehículos”.

El objetivo de la campaña, que se enmarca en el Plan de Vigilancia de Enfermedades Transmitidas por Vectores, es detectar la posible presencia “temprana” del mosquito “para adoptar medidas de erradicación o control antes de que poblaciones “puntuales” se conviertan en volúmenes latentes “suficientes para establecerse en Ceuta”.

“Hasta la fecha la ciudad es como Canarias y Melilla, zona considerada libre de mosquitos del género Aedes, que son los que pueden transmitir los virus de enfermedades como Dengue, Chikungunya y Zika pero reúne condiciones ambientales idóneas para su establecimiento”, han señalado los técnicos de la Administración local.

Las trampas de oviposición se han colocado en el Puerto, el Parque Marítimo del Mediterráneo y el Vivero de San Amaro, hasta donde también se han desplazado Adela Nieto y Rebeca Benarroch, antes de que comience el periodo de máxima actividad de los mosquitos, que va de finales de agosto a octubre. Las muestras se remitirán al laboratorio de referencia de la Universidad de Zaragoza que dirige Javier Lucientes.

Los puntos de recogida son pequeños cubiletes oscuros con agua en los que se introduce una pequeña tabla sin ningún añadido “atrayente” y que se colocan en espacios con vegetación alrededor, hábitat predilecto por los mosquitos para depositar sus huevos.

El mosquito tigre, procedente de países tropicales asiáticos, se detectó por primera vez en territorio español en Cataluña en 2004 pero desde entonces se ha extendido por todo el arco mediterráneo y ya se ha constatado la existencia de poblaciones en Algeciras.

sanidad consejería equipo