DESESCALADA

La Ciudad no pedirá el pase a la fase 3 y se da una semana más de margen para ver la evolución del rebrote

La Ciudad no pedirá el pase a la fase 3 y se da una semana más de margen para ver la evolución del rebrote
Javiwer Guerrero con una mascarilla estampada de camuflaje.
Javiwer Guerrero con una mascarilla estampada de camuflaje.  

Hágase a la idea. Antes del 15 de junio Ceuta no pasará a la fase 3. La decisión está tomada con el aval del Ministerio de Sanidad. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el consejero de Sanidad de la Ciudad Autónoma de Ceuta, Javier Guerrero, decidieron este lunes, en una llamada telefónica las 08.30 horas de la mañana, que “por prudencia, por sentido común”, Ceuta frenará su desescalada y seguirá al menos una semana más en fase 2, a la espera de ver la evolución del rebrote provocado por dos focos en dos fiestas en Erquicia y Sidi Embarek, que ha hecho saltar todas las alarmas. El susto del rebrote de la última semana ha hecho que Ciudad y Ministerio prefieran guardar la ropa a nadar. 

El repentino repunte de casos, asociados a dos brotes “controlados”, ha hecho replantearse la situación tanto a Ingesa como a la Ciudad y, aunque no ha habido nuevos contagios desde las dos fiestas, en la actualidad se mantiene bajo vigilancia a cerca de 300 contactos y 34 personas aisladas, tres en el Hospital. El consejero de Sanidad se muestra optimista y calcula que el 95 por ciento de los casos bajo vigilancia no darán positivo.

Guerrero ha restado importancia al hecho +de que este lunes, el director territorial de Ingesa, Jesús Lopera, sopesara la posibilidad de que Ceuta avanzara a la fase 3, al tiempo que el consejero de Sanidad, él mismo, descartaba esa posibilidad tras hablar con el Ministro. Un desacuerdo fruto de la mala comunicación, no de un desencuentro. Guerrero habló a primera hora de la mañana con el ministro y Lopera compareció antes de su videoconferencia diaria con la Ciudad, ha alegado Guerrero.

“El ministro, que ha tratado muy bien a Ceuta, también veía sensato y prudente no pedir el pase a la fase 3”, ha explicado Guerrero, recordando que la “preocupación es real, existe” y, aunque están controlados, el susto del rebrote fue importante, al tratarse de casos idiopáticos, “no sabíamos de donde salían”, ha recordado. Eso pasó y los brotes están controlados, un éxito posible gracias solo a la labor de salud pública de Ingesa y de Epidemiología de la Ciudad.

En la actualidad, se trabaja desde la Ciudad en dos ejes, el derivado de los dos focos, del que han salido 5 de los últimos 9 positivos; los que la Administración local está detectando a través de test rápidos y posteriormente confirmados por PCR (3) y un caso de una persona vulnerable al que s ele hizo la prueba PCR por motivos médicos y que era asintomática.

La Ciudad no pedirá el pase a la fase 3 y se da una semana más de margen para ver la evolución del rebrote