CONVERSACIONES

Ingesa ve “muy probable” que en poco más de un año haya clínica de radioterapia privada en Ceuta

Ingesa ve “muy probable” que en poco más de un año haya clínica de radioterapia privada en Ceuta
Una máquina de radioterapia de la empresa GenesisCare que podría instalarse en Ceuta en poco más de un año./archivo
Una máquina de radioterapia de la empresa GenesisCare que podría instalarse en Ceuta en poco más de un año./archivo  

Lopera ha asegurado que las dos condiciones que ha pedido la empresa detrás de implantarse para disipar sus dudas le parecen razonables: que Ingesa revise los precios en el próximo concurso y que premie en el mismo la proximidad de las ofertas que se presenten


Al fin, algún responsable público, arroja una explicación que va un poco más allá de los lugares comunes sobre el futuro de los pacientes de radioterapia de la ciudad. El director territorial del Ingesa, Jesús Lopera, ha repasado este miércoles las muchas dificultades que existen para que las sesiones radioterapia que reciben los pacientes oncológicos incluyan un bonus de penuria en forma de cruce del Estrecho. Sin renunciar a decir lo que es “impopular”, Lopera ha augurado que “ve muy probable” que finalmente se implante una clínica privada en la ciudad que evite a los pacientes el engorroso trámite del viaje para tratarse.

Y es que la empresa GenesisCare, antigua Radón, tiene terreno, tiene proyecto, tiene permisos y lo tiene todo listo para arrancar las obras para construir la obra y ofrecer el servicio. Si bien, hay dificultades que hacían dudar a la empresa. Las dudas que estaban en manos de Ingesa, Lopera las ha resuelto, según ha relatado este miércoles en público, también en privado a los responsables de la empresa. Sin asegurar nunca porque es imposible que se vayan a llevar un futuro concurso sí ha visto razonable dos de las peticiones de la empresa para ir hacia delante con la construcción: que el próximo contrato para la atención a los pacientes radiológicos incluya una revisión de precios y que en ese concurso se tenga en cuenta la proximidad. “Algo que nos parece razonable porque si no de lo contrario podría resultar ganadora una clínica de Lugo”, ha explicado Lopera. El responsable del Ingesa en esas circunstancias ve “muy probable” que finalmente el proyecto salga adelante y que además no se demore mucho más de un año el tiempo que pase hasta que sea una realidad.

Y todo esto lo ha explicado sin renunciar a repetir lo que él mismo ha dicho “es impopular”. Objetivamente para la sanidad pública es inviable abordar la implantación en la ciudad de una unidad de radioterapia.

“Con recursos propios Ingesa no está en condiciones de montar una unidad de Radioterapia. La asistencia sanitaria se tiene que prestar siempre atendiendo a criterios de calidad, no de proximidad”, ha explicado Lopera. Y ese criterio, el de la calidad, conlleva un obstáculo que parece insalvable en este caso, que se requiere “personal muy especializado que garantice un servicio de calidad”, algo que por volumen de pacientes se presenta como un imposible. “Uno que opera un corazón al mes por muy buen cardiólogo que sea no ofrece la misma calidad que el que opera tres al día. ¿Por qué una empresa privada sí puede hacerlo? Porque rotan a sus profesionales entre sus diferentes centros y un día prestan la atención en Jerez, otro en Málaga y otro en Ceuta. Tener una clínica de radioterapia muy bien montada 24 horas al día los 365 días al año es muy complicado. Por mucho que no sea popular decirlo, con recursos propios no se puede hacer”, ha explicado Lopera.

Aún así, tras haber analizado con la empresa que tiene terrenos disponibles, proyecto y permisos para arrancar la obra e intención de implantarse en Ceuta, el máximo responsable del Ingesa se ha mostrado optimista sobre el futuro, precisamente porque las dos condiciones que necesita la empresa para disipar todas sus dudas y arrancar le parecen más que razonables. “Siempre que hay un concurso nuevo de servicio se revisan los precios porque el mercado evoluciona”, ha explicado. Y la otra condición la de atender a la proximidad como valor en el concurso le parece igualmente razonable. Es decir, Ingesa revisará precios en el próximo concurso y dará prioridad a las ofertas cercanas en proximidad. Todo asegurando repetidas veces que lo que no “puede hacer ninguna administración es garantizar a ninguna empresa privada que se va a llevar un concurso”.