'Radón' deberá pedir licencia de obra y apertura para la nueva clínica de radioterapia antes de final de año

Imagen de una de las clínicas de 'Radón' en Andalucía.

'Clínica Radón' ('Grupo Oncosur') deberá solicitar antes de Nochebuena las licencias de obra y apertura de la clínica radiológica para la que se le ha adjudicado la concesión demanial durante 50 años de casi mil metros cuadrados de suelo público junto al Hospital Universitario. Las obras deberán iniciarse y estar finalizadas en los plazos que se señalen en la licencia, aunque "podrán ser prorrogados por la Ciudad a petición del concesionario si la Administración" si se considera "justificado" pero se contempla un plazo superior "previa solicitud del concesionario/a justificando las razones".

El Negociado de Patrimonio le ha adjudicado (el contrato se firmó el 23 de junio) un solar de titularidad pública mediante una concesión demanial para los próximos 50 años a cambio de 7.200 euros por ejercicio con uno de carencia para que construya una clínica de radioterapia y oncología que permita recibir sus tratamientos sin tener que trasladarse a Andalucía a los aproximadamente cien enfermos de cáncer locales que, de media anual, se deben desplazar ahora.

La clínica deberá prestar “como mínimo” tratamientos convencionales con fotones, con electrones para tumores superficiales y avanzados para los de pequeña dimensión con el fin de abarcar “la totalidad de los indicados para radioterapia”.

El concurso de la concesión demanial adjudicada se restringió a empresas que contasen con instalaciones de radioterapia, braquiterapia y radiocirugía sin marco a menos de 50 y 120 kilómetros del puerto de Algeciras, respectivamente.

El Instituto de Gestión Sanitaria (INGESA), el organismo a través del que el Ministerio de Sanidad sigue gestionando sus competencias directamente en las ciudades autónomas, destina cada año alrededor de 750.000 euros al pago de los tratamientos radiológicos a los desplazados al otro lado del Estrecho, así como sus gastos de transporte.

Hace dos años, Caballas canalizó a través de una recogida de firmas la antigua reivindicación social de contar en la ciudad con tratamientos de radioterapia para no “duplicar el sufrimiento de enfermos y familiares”. La iniciativa recabó más de 6.000 apoyos, cerca del 10% de la población local, pero la Administración rechazó sistemáticamente ofrecer directamente la prestación alegando que el número de pacientes no justificaba la inversión a realizar en recursos materiales y humanos.

Vivas ha calculado que el 'Grupo Oncosur' destinará alrededor de “cinco millones de euros” a la construcción del equipamiento y prevé que entre en funcionamiento “durante 2018”.