#DEFENDERAQUIENDEFIENDE

Amenazan de muerte a la activista Helena Maleno por denunciar la actuación policial en Ceuta

Amenazan de muerte a la activista Helena Maleno por denunciar la actuación policial en Ceuta
Helena Maleno. Foto: Caminando Fronteras
Helena Maleno. Foto: Caminando Fronteras  

"Le sugiero el silencio o va a morir. Está incomodando a las autoridades". Es la amenaza de muerte enviada a través de Twitter  a la activista Helena Maleno después de que denunciara la actuación policial en la última entrada de 187 personas a la carrera por el Tarajal, una entrada que los agentes treataron de detener a porrazos y patadas, resultando uno de ellos herido con fractura de tibia y peroné.  

Tweet amenazando a Helena MalenoLa amenaza, que se acompañaba con una imagen igualmente elocuente de una mano sosteniendo una pistola con una bala, es solo el último episodio de una campaña de acoso, insultos, llamadas amenazantes después de que Maleno, activista de CaMinando Fronteras denunciara que “la lesión de un policía en la frontera de Ceuta no fue provocada por la violencia de las personas migrantes, sino que el policía se lesionó al recibir a patadas a migrantes que estaban en territorio del Estado español”. Denuncia que quedó ratificada por las cámaras de la frontera.

“Racismo institucional”

Helena Maleno cuenta con el apoyo de 75 asociaciones y organizaciones que han salido en su defensa, denunciando lo que consideran una campaña orquestada. “A partir de estas declaraciones se orquestó una campaña en Twitter, donde se señalaba y criminalizaba ante la policía a nuestra compañera, intentando por enésima vez coartar su actividad política”. Nuestra compañera Helena no se achantó ante las amenazas y posteriormente concedió una entrevista a la plataforma ‘Es Racismo’ (vinculado a SOS Racismo Madrid) donde explicaba la construcción del racismo institucional en la Frontera Sur española. Esto hizo que la campaña de amenazas en Twitter se recrudeciese con perfiles que amenazaban a la compañera, especialmente a través de su condición de mujer activista, instando incluso a la violación sexual como una forma de acallarla a la vez que se hacían referencias a su vida personal. Las amenazas por Twitter han ido más allá derivando en llamadas telefónicas a su móvil personal donde se repetían constantemente los mismos insultos que se leían en las redes sociales”.

También desde el SUP

Una campaña a la que, se indignan, también se sumó el sindicato SUP: “El cúlmen sucedió ayer, cuando el Sindicato Unificado de Polícia (SUP) se unió a la cadena de ‘tuits’ que la amenazaban. Aunque los ‘tuits’ escritos desde el perfil oficial del sindicato eran ‘correctos’ en su forma, entendemos que el espacio -es decir, una cadena de mensajes donde se insta al odio, al racismo y la violencia contra personas migrantes y mujeres- no era el lugar para que una organización de funcionarios del Estado sindicados se posicionase”, lamentan, acusando además de al sindicato de “obviar los posteriores mensajes que amenazaban directamente a nuestra compañera y otros activistas así como a las personas migrantes.

Ante esta situación Helena Maleno Garzón ha presentado una denuncia haciendo una recopilación de todas las amenazas que por diferentes vías instan a acabar con su labor de denuncia de la vulneración de derechos y que ponen en peligro su propia vida. Pero no es suficiente. Criminalizar y presionar a las personas defensoras de los Derechos Humanos, especialmente en la Frontera Sur española, es una vieja práctica política que compañeros como Moha Gerehou de SOS RACISMO, las compañeras de HARRAGA (María Antúnez, Rosa García, Nora Driss y Sara Olcina), o José Palazón de PRODEIN, también han padecido entre otras.

Amenazan de muerte a la activista Helena Maleno por denunciar la actuación policial en Ceuta