EXPEDIENTADA

Una cabo destinada en Ceuta, arrestada tras denunciar por acoso a su capitán y quedar absuelto

Una cabo destinada en Ceuta, arrestada tras denunciar por acoso a su capitán y quedar absuelto
Desfile militar en la Gran Vía en el Día de las Fuerzas Armadas
Desfile militar en la Gran Vía en el Día de las Fuerzas Armadas  

Una cabo destinada en Ceuta ha sido expedientada con un mes de arresto tras denunciar acoso laboral y sexual a un capitán, acusación de la que fue finalmente absuelto por el Supremo, según avanza el diario El País.

La cabo A. I. L. T., destinada en Ceuta, ha sido arrestada por “aseveraciones falsas” tras fallar la sentencia a favor del acusado. Los hechos se remontan a 2014 cuando, según la denunciante, su superior había tratado varias veces de forzarla durante unas maniobras por lo que denunció al mando por un supuesto caso de abuso continuado. Según la denuncia, el capitán reaccionó a su negativa negándole permisos e imponiendo sanciones, lo que asegura que le causó un trastorno depresivo y un aborto de cinco meses. El caso llegó hasta el Tribunal Supremo, que finalmente -con un solo voto particular en contra- ha dado la razón al capitán. 

Destaca la dureza del expediente disciplinario en el que se le aplica la máxima sanción y da por hecha la mala fe de la denunciante: que hizo las acusaciones "con plena conciencia de falsedad, con el especial ánimo de lesionar la imagen del citado capitán". El texto del expediente, al que ha tenido acceso el diario, ve además como agravante el hecho de que la denuncia haya llegado a los tribunales y las “penalidades” sufridas por el capitán con “la inexorable lesión de la buena fama del capitán por mor de haber conocido este asunto la jurisdicción militar, así como la penalidad sufrida por este, ínsita en la condición de parte de cualquier proceso criminal, independientemente del resultado de este".  

Según el relato de la Fiscalía, en noviembre de 2013, durante unas maniobras en Almería, cuando la militar regresaba del servicio se encontró al acusado, que “con una sonrisa” le preguntó “de dónde venía”. “Me pareces una mujer muy morbosa”, “siempre te estoy observando”, “me gustaría quedar contigo” y “si es posible vernos luego más tarde” fueron algunos de los comentarios vertidos por el capitán “a la vez que cogía a la cabo por el brazo y la cintura”.

La cabo cesó en su destino en 2015 en aplicación del artículo de la Ley de la Carrera Militar que prevé que cuando pasen seis meses tras detectarse “una insuficiencia de condiciones psicofísicas para el servicio” en un soldado con relación temporal con las Fuerzas Armadas “cesará en su destino, si lo tuviere, y mantendrá la misma situación administrativa, prorrogándose, en su caso, el compromiso hasta la conclusión del referido expediente”.

Voto particular

La sentencia, que absolvía al capitán de las acusaciones y que le ha costado de paso un mes de arresto a la denunciante, incluía un voto particular en el que se alegaba que el tribunal no valoró como debía dos informes periciales en los que se dictaminaba taxativamente que no se trataba de una denuncia manifiestamente infundada.