PROTESTA

La Plataforma Feminista alerta: “Ya no es una manada, son muchas”

La Plataforma Feminista alerta: “Ya no es una manada, son muchas”
Concentración feminista
Concentración feminista  

Medio centenar de personas se han congregado en la plaza de los Reyes para gritar, una vez más, “no es abuso, es violación” en respuesta a la sentencia del caso de la conocida como ‘la Manada de Manresa’ que, de nuevo, deja en simple abuso una violación en grupo a una chica de 14 años a manos de cinco individuos que se turnaron para violarla.

“Ya no es una manada, son muchas: 18 agresiones en manada en 2016, 14 en 2017, 60 en 2018 y ya van 43 en lo que llevamos de año” enumeran desde la Plataforma Feminista señalando a quienes miran para otro lado: “Vosotros, todos los que no hacéis nada por cambiarlo, estáis protegiendo a los agresores. Cualquier mujer puede ser víctima de ellos, no se cree a las mujeres, por eso gritamos yo sí te creo”.

Casi tres años después de la Manada de Pamplona, la Justicia “ha vuelto  a crear un precedente legal que dice que puedes violar en grupo y además sale incluso gratis”, denuncian, lamentando que la sentencia “envía un mensaje erróneo a las mujeres  que necesitan resistirse y sufrir una violencia física extrema para considerar que han sido agredidas sexualmente”.

Para mayor indignación, la sentencia alega que no es violación al no haber usado la violencia, Argumento que el movimiento feminista desmonta paso a paso: “No necesitaron usar la violencia porque estaba inconsciente y la pena es menor”, y añaden: “No existe violencia en que cinco desconocidos te penetren por turnos de 15 minutos e incluso eyaculen dentro de ti; no hay violencia aunque seas menor de 16 años y ellos te saquen de media más de 10 años, por si fuera poco los jueces estiman que se trata de un abuso sexual continuado, no de cinco violaciones en las que cada uno es culpable no solo de la que ejerce sino que es cómplice de las llevadas a cabo por los demás ni  hay delito de omisión de socorro para el que mira la escena masturbándose como se de una película porno se tratara”.