est

Mater semper certa est

El principio jurídico había dado un vuelco en el caso de Jude Law. El actor británico anunció tanto que iba a ser padre (de madre desconocida)como su apoyo al nasciturus (el latín y la maternidad no han roto el cordón). No quiso seguir la regla de oro de Ernest Hemingway para ser un buen padre: «Cuanto tengas un hijo ni siquiera lo mires durante los dos primeros años». Parecía que íbamos a tener un poco de intriga y a vivir la revelación de la gestante con la misma parsimonia con la que aparecieron los cylones ocultos en «Battlestar Galactica», pero ha llegado el portal TMZ y ha descubierto...