ABANDONO

Así tiramos y dejamos pudrirse más de un millón de euros en 'La Sirena' de Punta Almina

Así tiramos y dejamos pudrirse más de un millón de euros en 'La Sirena' de Punta Almina

En vez de "recuperar el esplendor perdido en la década de los 70", que era lo que la Delegación del Gobierno, la Ciudad Autónoma y el Ministerio de Defensa supuestamente pretendían cuando invirtieron más de un millón de euros sin saber muy bien para qué en 'La Sirena' de Punta Almina, el abandono del inmueble rehabilitado lo que ha conseguido es dejarlo en el estado que retrataba el diagnóstico, fechado hace diez años: "Arquitectura civil del siglo XX. Patrimonio industrial de titularidad estatal. Estado de conservación, 'malo'. Uso actual, 'ninguno".

Hace seis años y un mes, cuando Forja XXI devolvió a los militares 'La Sirena' rehabilitada, las instituciones llevaron a los medios a un entorno privilegiado y dijeron: "En cuanto al uso no descartamos nada a priori teniendo en cuenta los tiempos que corren". Se propuso poner en marcha algún uso medioambiental. Se barajó darle utilidad privada hostelera. Nada.

Ninguno ha sido su uso. Nada mas que 'chau-chau'. Su cuidado en este tiempo, escaso o nulo. Defensa puso unos cuantos carteles prohibiendo el paso, como si sirviesen de algo. Hace casi un año, en este y otros medios se dio cuenta de que se habían violentado algunas ventanas. La dejadez es la misma en 'La Sirena' que en sus alrededores, con los senderos dejados de la mano de dios.

Solo era cuestión de tiempo que las puertas, teóricamente "blindadas" por el grupo de trabajo que dirigió Diego Martínez Argüello, cayesen bajo el empujo de los cacos. Así ha sido. Nada o casi nada queda de lo que se hizo: nueva cubierta del edificio y estructura portante, rehabilitación de fachada y consolidación y recuperación del paseo perimetral. Dentro, tres espacios diferenciados: una sala de recepción; una sala polivalente para exposiciones y conferencias, y otra tercera de estudio y consulta.

Hace ahora dos años, Vivas djo que se habían "intensificado los contactos" con el Ministerio de Defensa para "determinadas actuaciones puntuales" como disponer del "rehabilitado edificio de 'La Sirena' para actividades medioambientales". En el vídeo se puede ver el resultado de tales supuestas gestiones.

Más de un siglo de historia

'La Sirena' se construyó en 1913 con cargo a los créditos que para Señales Marítimas figuraron con el objetivo de reforzar el sistema de aviso a los navegantes que consti­tuía el Faro de Cerro Mosquero, que empezó a funcionar en 1855. Las frecuentes nieblas que se forman en el estrecho de Gibraltar suponían un peligro para las embarcaciones que se acercaban a la costa Ceutí, por lo que se decidió la construcción de esta sirena. Las peculiares señales acústicas que emitía, similar a los mugidos de un animal, le valieron el sobrenombre de 'La vaca'.

En 1957 fue entregada por la Jefatura de Obras Públicas a la Dirección Facultativa del Puerto. En 1975, se expuso la necesidad de la creación de un Museo del Mar en el que se reco­giesen, guardasen y expusieran todos aquellos restos, materiales y objetos que recordasen la vida de una “ciudad marítima”. Dicho museo requería para ello la adaptación previa de algunas pequeñas obras, las cuales serían realizadas por el Ayuntamiento.

En 1976, según la carta del entonces ingeniero director del Puerto al Ingeniero Jefe de Costas y Puertos del Sur de España, no se exponían inconvenientes a la cesión de 'La Sirena' siempre que se adoptaran las medidas necesarias para aislar convenientemente la instalación acústica. Por aquel entonces, el edificio estaba prácticamente sin utilización en casi su totalidad, que­dando únicamente un pequeño espacio afectado por los emisores instalados. El edificio fue abandonado (como ahora) en el año 1980, una vez que se instaló en el cercano faro un moderno sistema de sonido.

Así tiramos y dejamos pudrirse más de un millón de euros en 'La Sirena' de Punta Almina