NIÑOS MIGRANTES

El temporal destroza parte de la carpa de Piniers y la Ciudad estudia devolver a los menores a Hadu

El temporal destroza parte de la carpa de Piniers y la Ciudad estudia devolver a los menores a Hadu
menores serrallo tiendas
Imagen de las carpas colocadas en abril en Piniers.
La infraestructura que servía de comedor ha tenido que ser precintada este martes mientras el Gobierno estudia cómo integrar a los alrededor de 150 niños migrantes que acoge entre el Serrallo y el Príncipe en el equipamiento de Hadu, que actualmente alberga a menos de 200. Los Gobiernos centrales de PP y PSOE no han aumentado su contribución para afrontar el fenómeno de la migración infanto-juvenil y el local, que quiere construir un centro nuevo, no ha incluido para ello ni un euro en su Plan de Inversiones hasta 2023.

El Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) ha tenido que intervenir este martes en el centro de menores de Piniers, que acoge a aproximadamente 150 metros extranjeros no acompañados, para sustituir los paneles laterales de la carpa que sirve de comedor destrozados por el temporal de poniente que azota la ciudad autónoma, equipamiento que ha quedado precintado, según han indicado fuentes del Ejecutivo local.

El Gobierno de Vivas, que en octubre se comprometió a buscar una alternativa a esa infraestructura antes de la llegada del invierno, está barajando el Centro de Realojo Temporal de ‘La Esperanza’, en Hadu, como salida para los niños migrantes de los módulos prefabricados colocados durante el primer estado de alarma entre el Príncipe y el Serrallo, donde también se han registrado incidentes de seguridad.

El traslado sería factible por el notable decrecimiento que se ha registrado desde el cierre de la frontera en el número de jóvenes acogidos en ‘La Esperanza’, donde actualmente se encuentran menos de 200 menores, pero que en sus momentos de mayor hacinamiento albergó a más de 400 pese a las deficiencias que siguen mostrando sus dos plantas superiores.

El incremento de la presión migratoria infanto-juvenil que sufre la ciudad desde hace más de dos años, inatendida por los Gobiernos centrales del PP y el PSOE, llevó a la Administración local a pedir colaboración de la Diócesis, Defensa y la Administración General del Estado, pero ninguna de las gestiones realizadas ha dado fruto. A finales de 2018 se recurrió por emergencia a instalar módulos prefabricados con forma de iglú en los bajos de ‘La Esperanza’ cuya gestión se encargó a la Fundación SAMU con capacidad para hasta 80 jóvenes.

Actualmente 400 menores extranjeros están acogidos en todos los Centros locales, que según el Ejecutivo sufren una sobreocupación que “imposibilita una atención adecuada a los menores, daña la convivencia entre ellos y da problemas de seguridad, tanto para estos como para los profesionales, que se encuentran desbordados”.

Nuevo centro sin consignación presupuestaria

La reagrupación en ‘La Esperanza’ de los adolescentes extranjeros no acompañados varones marroquíes que tutela la Ciudad es solo otra solución “temporal” a la espera de que el Estado atienda los argumentos del Ejecutivo local para disponer de más financiación para atender adecuadamente esta problemática y afrontar la construcción de un nuevo Centro, una competencia propia para la que no hay ni un euro previsto en el Plan de Inversiones hasta 2023.

La Consejería que dirige Mabel Deu dispone a tal efecto de un proyecto para una parcela municipal ubicada en la carretera de García Aldave-Benzú  integrado por varios edificios y módulos de habitaciones con capacidad para unos 220 menores varones.

Incluye una zona para acoger a 24 niñas, ya que “en estos últimos años la cifra media de féminas menores extranjeras no acompañadas acogidas ha estado en torno a 28, siendo en la actualidad esa misma cifra”.
Siguiendo la normativa vigente, constaría “de todos los servicios necesarios incluida una zona de deporte y ocio”. Se ha previsto que las características de la construcción y el material de las edificaciones sean “los apropiados para este concepto de uso”.

La duración aproximada de las obras se calcula en “un año” y el presupuesto para acometerlas estaba en torno a unos siete millones de euros, sin costes de equipamiento, cuando se finalizó el proyecto, hace ya dos años.

El temporal destroza parte de la carpa de Piniers y la Ciudad estudia devolver a los menores a Hadu