BIBLIOTECA

Adolfo Suárez: “Ceuta, Melilla y Canarias eran tres obsesiones de mi padre”

Adolfo Suárez: “Ceuta, Melilla y Canarias eran tres obsesiones de mi padre”
Adfolfo Suárez Illana y Juan Vivas
Adfolfo Suárez Illana y Juan Vivas

“Hacemos más de 300 actos al año, pero este es muy especial”, resumía el director de la Biblioteca ‘Adolfo Suárez’, José Antonio Alarcón,  que este miércoles recibía al hijo del hombre que pone nombre a la institución y que puso a España en el camino del mayor periodo de paz y democracia de su historia. Suárez agradeció el honor que suponía para su familia y para la memoria de su padre “y más que sea en Ceuta”.

“Ceuta, Melilla y Canarias eran tres obsesiones de mi padre, pero no por estar lejos de tierra española, sino porque los españoles pudieran sentirlas lejos”, explicó ante la audiencia que casi llenaba la sala de usos múltiples de la Biblioteca, especialmente con las ciudades autónomas. En Melilla hicieron la mili padre e hijo, el padre como alférez de complemento, en Melilla juraron bandera el pasado año Adolfo Suárez Illana y su hijo. “Ceuta y Melilla siempre podrán contar con un Adolfo Suárez”.

Pero, aunque Suárez Illana había venido a Ceuta a agradecer el honor de poner el nombre de Adolfo Suárez a la Biblioteca, centró su intervención en la difícil concordancia entre la ética y la política. Suárez hizo una defensa cerrada de nuestros “orígenes fundacionales”, en el humanismo cristiano, “se comulgue o no se comulgue”, para buscar soluciones al complejo presente en el que vivimos. El hijo del primer presidente de la democracia reclamó la defensa de “valores y principios” que son el sustrato de la convivencia, como el respeto a la vida y a la libertad, que nos diferencia como personas. “Una cosa es ser respetuoso y no imponerse y otra renunciar a nuestros valores”, reivindicó, en contra de estos tiempos de “relativismo político” y “pragmatismo”. Enemigos a los que no puso cara y contra los que propuso una receta con dos ingredientes, “audacia para defender nuestros principios y esfuerzo para cumplir nuestro compromiso con nuestros valores y abogó, como hizo su padre en un discurso en la academia militar de Zaragoza, ”la sociedad civil debe recuperar la ética del esfuerzo, del hidalgo”.

Poco antes de este discurso en la biblioteca, el presidente de la Ciudad ha recibido esta tarde en su despacho a Adolfo Suárez Illana, quien ha venido a Ceuta a ofrecer una conferencia en la Biblioteca Adolfo Suárez. Los ceutíes rindieron así homenaje a quien fuera presidente y primer Premio Convivencia -dando su nombre a ese equipamiento- por tratarse de un líder capaz de encauzar las aspiraciones de un pueblo y por ser, además, un referente moral y un ejemplo ético y de valores, ha recordado hoy Juan Vivas.

La visita de Adolfo Suárez Illana ha sido calificada por el presidente como un “motivo de satisfacción” para “todos”. “Nos recuerda a la figura histórica de su padre, Adolfo Suárez González, alguien que por la labor llevada a cabo y por su altura ética y moral es, sin duda, patrimonio permanente de todos los españoles”, ha ensalzado.

“Fue un líder capaz de encauzar las aspiraciones de un pueblo que deseaba libertad sin ira, modernidad, encuentro y concordia”, pero además de ser “una de las personas más importantes” de la historia contemporánea de España, es “un referente moral, un ejemplo ético y de valores que siguen estando plenamente vigentes y de actualidad”, ha continuado el presidente de la Ciudad.

“La actitud dialogante, la consideración del rival no como un enemigo sino, simplemente, como alguien que piensa de manera distinta; la generosidad para ceder en beneficio del acuerdo, el llamado espíritu de consenso para que las cosas importantes sean de todos y de nadie en particular, para situar siempre el interés de España por encima de cualquier otro, partidista o personal”, han sido virtudes y valores atribuidos por el presidente Vivas a Adolfo Suárez, quien, en sus palabras, “sigue siendo el ideal de servidor público al que todo el mundo aspira” por su “inteligencia, cercanía, intuición, visión de futuro y valentía”.

Y es que Suárez fue una persona “muy valiente”, ha desarrollado el presidente de Ceuta antes de completar: “No era nada fácil sacar adelante una obra de tamaña envergadura y, para ello, tuvo que enfrentarse a fuerzas muy poderosas y experimentar el amargo sabor de la soledad; pero nunca le puso precio a la dignidad”.

“Por muchas razones está en la memoria y corazón de todos los españoles, de manera muy especial en el de los ceutíes”, ha subrayado Juan Vivas de quien en diciembre de 1980 vino a Ceuta como presidente del Gobierno y a quien, por todo lo comentado, la Ciudad concedió el Premio Convivencia en su primera edición (1999) y dio su nombre a la Biblioteca Pública (2014) en la que hoy, su hijo, ofrece la conferencia En nuestros orígenes está nuestro futuro.

En la reunión de hoy en Presidencia han participado, además, los consejeros Mabel Deu (Presidencia y Relaciones Institucionales) y Javier Celaya (Educación y Cultura) y el director del Servicio Público de Biblioteca, José Antonio Alarcón.

Adolfo Suárez: “Ceuta, Melilla y Canarias eran tres obsesiones de mi padre”