EL CINE POR DELANTE

Morata acercará el miércoles a los ceutíes 'Siempre estoy sola', un clásico (casi) desconocido

Morata acercará el miércoles a los ceutíes 'Siempre estoy sola', un clásico (casi) desconocido
siempre estoy sola morata
siempre estoy sola morata

'El cine por delante', el cine-club de la Biblioteca Pública del Estado que dirige Rafa Morata, dará cabida este martes a otro "gran maestro", a otro "gran título" de la Historia del Séptimo Arte", en este caso bastate "desconocido" por el gran público, pero que merece "un rescate del olvido o del descuido para tener la oportunidad que merece". Es el caso de “Siempre estoy sola” (The pumkin eater, 1964), dirigida por el británico Jack Clayton, que se podrá ver el miércoles, día 27 de octubre, a las 19.00 horas.

Clayton, considerado un auténtico “calígrafo de la cámara” (no confundir, por favor, con academicismo), es autor de una muy corta pero apasionante filmografía (ocho largometrajes en poco más de tres décadas, el último de los cuales fue destinado a televisión en los noventa), con títulos convertidos en clásicos como “Un lugar en la cumbre” (1958), película asimilada a la un tanto indigesta y efímera corriente del Free Cinema británico al que, afortunadamente, poco o nada le une; “Los inocentes” (1961), personal adaptación de la obra de Henry James “Otra vuelta de tuerca”, rebautizada en nuestro país con el espantoso e inapropiado título de “Suspense!”; o la extraordinaria “A las nueve cada noche” (1967).

Tras varios matrimonios e hijos nacidos de aquellos, Jo parece encontrar el verdadero amor, pero ese espejismo se difumina en el momento en que constata que se trata de un tipo infiel. Nuevamente embarazada, consciente de su vacío existencial, cae presa de la soledad y la depresión. Así puede resumirse “Siempre estoy sola”, auténtica y arriesgada radiografía sobre la incomunicación, la desposesión de uno mismo en favor de los demás, la maternidad enfermiza, el maltrato y el shock emocional, obra que pasa inadvertida entre las mejores de Clayton, pese a que su propuesta llame la atención por el hecho de mantenerse, a cincuenta y siete años vista, absolutamente vigente, motivos más que suficientes para llevarme a seleccionar este gran drama psicológico para la presente sesión del cine-club.

Además de por una puesta en escena que, con movimientos suaves de cámara y planos en picado, dibuja el universo de la protagonista oscilando entre el intimismo y una muy observación de los detalles, destaca la bellísima banda sonora del francés Georges Delerue y la presencia hipnótica de rompe y rasga de una Anne Bancroft en estado de gracia, capaz de devorar todos y cada uno de los planos que protagoniza; Peter Finch, James Mason, Maggie Smith, Cedric Hardwicke y la fantástica Yootha Joyce, recordada por su papel de Mildred en la mítica serie de humor de los años setenta “George y Mildred”, aunque en un registro totalmente diferente.

Morata acercará el miércoles a los ceutíes 'Siempre estoy sola', un clásico (casi) desconocido