SIN REPUESTOS NI MANTENIMIENTO

“Los autobuses están para no montarse”

“Los autobuses están para no montarse”
Interior de un autobús, este martes.
Interior de un autobús, este martes.

Mientras en el resto de España se plantean cómo hacer más sostenibles sus transportes urbanos, apostando por otro tipo de movilidad, al tiempo que modernizan sus transportes públicos con vehículos eléctricos, como los casos de Vitoria, Barcelona, MálagaI o Badajoz, que cuenta con la mayor flota de autobuses eléctricos en España y la mayor en porcentaje en Europa; o mientras ciudades como San Sebastián o Málaga prueban ya autobuses autónomos…. En Ceuta, con la empresa al borde de la quiebra, pendiente del rescate de la Ciudad, se aspira a que la flota aguante lo que pueda, con autobuses con más de un millón de kilómetros y muchas averías a la espalda, sin repuestos y sin el mantenimiento adecuado, denuncian los trabajadores de Hadú-Almadraba.

“Los autobuses están para no montarse”, denuncia Emilio Postigo, Secretario General de la FSC-CCOO. CCOO. Un temor que confirman los trabajadores de la empresa en conversación con Ceuta al Día durante las movilizaciones de este martes. “Igual que la empresa hace recortes con nuestros salarios, hace recortes con los repuestos, hay vehículos parados que los están utilizando de despiece para los demás, no se están pidiendo repuestos de ningún tipo, ni consumibles tampoco, ni aceite ni lubricante nada más que el combustible suficiente para que el autobús funcione y si se avería se quita una pieza de uno que tiene allí y se la pone a este”, explica gráficamente uno de los mecánicos de la empresa en una escena digna de Cuba, en la que la imaginación y los apaños hacen las veces de un verdadero mantenimiento..

Y no son autobuses precisamente nuevos, oscilan entre los 10 y los 18 años de carretera, “cada uno tiene más de un millón de kilómetros y un montón de reparaciones encima”, apunta un compañero. “Es un problema, la empresa tiene que hacer un esfuerzo inversor enorme, se le van a quedar todos los autobuses viejos al mismo tiempo, y no se  lleva el mantenimiento como se tiene que llevar, no se compran repuestos…”. 

La flota está lejos de estar operativa al cien por cien, añaden, al menos seis vehículos no tienen ya seguro y sus tripas sirven para arreglar las de otros. Pero los problemas son muchos, cristales rotos, vehículos sin batería…

Una situación que aleja un poco más si cabe a Ceuta de una flota de autobuses moderna y no digamos ya sostenible, pero también de un servicio a la altura del resto de España, donde sencillas mejoras —como ofrecer al usuario información sobre horarios y frecuencias o la existencia de una línea circular — que en Ceuta aun son aspiraciones, en la Península son una realidad que ya se da por sentada. 

“Los autobuses están para no montarse”