PUERTA DE ÁFRICA

El Gobierno se reafirma en sacar a concurso la explotación del hotel preservando la plantilla sin subrogarla

El Gobierno se reafirma en sacar a concurso la explotación del hotel preservando la plantilla sin subrogarla
hotel puerta africa 1280
El hotel pasará a gestionarse por manos privadas./archivo
Gaitán niega que los 1,7 millones de euros aportados por las arcas municipales al hotel a modo de ampliación de capital figuren como deuda, pero no aclara el origen de los 1,4 millones que ya debe el hotel al Ayuntamiento ni si esas ampliaciones de capital se recuperarán a corto, medio o largo plazo o serán a fondo perdido

El Gobierno por boca de su portavoz y ex consejero de Fomento, Alberto Gaitán, ha reafirmado este viernes en la sesión Plenaria de Control al Ejecutivo su intención de pasar página con el hotel municipal. Lo ha hecho en respuesta a una interpelación sobre la gestión de la sociedad municipal Puerta de Africa presentada por la diputada del Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía de Ceuta (MDyC), Fátima Hamed. Así, Gaitán ha aclarado que Procesa trabaja ya en los pliegos de una futura licitación que tiene por objetivo, al menos de momento, alquilar el hotel a una empresa para que se haga cargo de su explotación. En paralelo se trabaja en buscar la fórmula jurídica que permita allanar el camino a los beneficios a esa empresa que se alce con el concurso para que no tenga que subrogar a la actual plantilla y que esos 45 trabajadores permanezcan dentro de la sociedad Puerta de África, pero no ya como la explotadora de un hotel, sino como un medio propio que sirva de apoyo a la Ciudad Autónoma para asumir servicios que sean necesarios para la administración.

Nada nuevo sobre lo ya contado por este medio y por el propio MDyC en un comunicado hace unas semanas.

La interpelación ha servido a Hamed para repasar la “nefasta gestión” que por parte del Ayuntamiento ha ido agravando la situación del hotel y la sociedad municipal hasta ponerla al borde de la quiebra, embargos de cuentas incluidos, como por ejemplo el ejecutado por el OAST por no pagar el IBI.

“No sé cuántos ayuntamientos puede haber en España que tengan un hotel. Esta Ciudad tiene un hotel al que no han sabido sacarle partido, según lo que entienda cada uno por sacarle partido”, ha anticipado Hamed en su primera alusión velada a una gestión salpicada de “barras libres” para los amiguetes que han ido agrandando un agujero en las cuentas del hotel.

“Había plazas del establecimiento reservadas a ciertas personas que las usaban a su libre albedrío sin abonarlas. Eso parecía que se iba a arreglar con la llegada de Meliá, que lo iba a gestionar de un modo más profesinal. Vimos con el paso del tiempo que la barra libre no desaparecía sino todo lo contrario. No para la ciudadanía, sino para los amiguos del cortijo del Partido Popular; entre otros, es cierto que no sólo. Pero muchas sí lo eran, eran personas que han pasado por la composición del Ejecutivo del Pp. También había de otros partidos, de sindicatos y hasta particulares. A estas personas no se les cobraba en absoluto. Un uso y un abuso porque eso lo pagamos entre todos y ese abuso tenía su reflejo en las arcas del hotel”, ha repasado Hamed.

Después se fue Meliá y llegó el contencioso por el que el gitante hotelero reclamó a la Ciudad más de medio millón de euros. “Pudieron arreglarlo con un laudo arbitral, pero insistieron en pleitear por algo que como la inmensa mayoría de los procedimientos que tiene la Ciudad estaba perdido de antemano. Eso supuso pagar más de 500.000 euros. No los pagaron en su momento y se bloquearon las cuentas del hotel y hubo un gran problema de tesorería. Acudieron a unos amiguetes suyos. A una empresa recién creada, a dedo, que provocó más problemas de los existentes (thinkhotel). Cuando accedemos a toda la información nos encontramos un pufo de más de medio millón de los que 119.000 euros estaban a nombre de este Ayuntamiento y no se han podido cobrar porque no hay nadie que se quiera hacer responsable de ello. Nadie lo había firmado. Nadie asumió jamás ningún tipo de responsabilidad política, ni siquiera fueron capaces de judicializar el asunto”, ha continuado Hamed en un relato que no ha dejado fuera tampoco las quejas de competencia desleal del resto del sector hostelero y hotelero de la ciudad.

Gaitán se ha limitado a defender la situación actual con la búsqueda de una solucíon a todos los problemas a través de esa licitación que preservará los 45 puestos de trabajo, aunque no dentro del hotel, pero sí de la sociedad. Una licitación que ha asegurado será “abierta y podrá presentarse cualquier grupo inversor que tenga interés en explotar el hotel”. Gaitán ha asegurado que “no existe ninguna tarifa por debajo de coste” ni en el restaurante ni en la hospedería. Pero sí ha reconocido que la situación de pandemia y las restricciones en la frontera han restado capacidad de ingresos de un negocio que llegaba a hacer una caja de 2,5 millones anuales. Caja que aún así daban para asumir los costes de funcionamiento y que han exigido en el pasado pequeñas aportaciones desde las arcas de la Ciudad para poder mantener saneada la Ciudad. Algo que con la pandemia ha saltado por los aires, haciendo necesaria dos ampliaciones de capital por valor de 1,7 millones de euros en menos de un año y aportaciones de urgencia para poder pagar nóminas y proveedores, en su mayoría locales. De ahí que se esté buscando una solución definitiva que pasa por externalizar la gestión y alquilar el negocio, pero eso sí, sin la plantilla que permanecerá dentro de la sociedad a la espera de que desde la Ciudad se le hagan encargos para atender servicios propios.

Deuda con la Ciudad

Lo que no ha aclarado Gaitán son las razones por las que en el informe en el que Intervención daba el visto bueno a la última ampliación de capital por un valor de 700.000 euros, apuntaba una deuda del hotel con la Ciudad Autónoma superior a 1,4 millones de euros. Gaitán se ha limitado a recordar que según la Ley y la contabilidad las ampliaciones de capital no se computan como deuda.

Una cuestión que recordaba el propio informe jurídico en el que también se le daba el visto bueno a esa ampliación de capital. Si bien, al mismo tiempo, advertía, que esa inversión es a riesgo del socio del hotel, en este caso la Ciudad, recordando que como toda inversión lo que cabe esperar es que retorne e incluso genere beneficios, algo que tanto Intervención como el jurídico apuntaban entre líneas poco probable.

Traducido del lenguaje contable al político toda la explicación se puede resumir en una pregunta: ¿recuperarán las arcas municipales y por tanto los ceutíes ese 1,7 millones de euros que han puesto sobre la mesa para evitar la quiebra del hotel municipal? De momento nadie se ha atrevido a afirmar que será así y todo apunta a que esa inversión de 1,7 millones de euros será a fondo perdido.

El Gobierno se reafirma en sacar a concurso la explotación del hotel preservando la plantilla sin subrogarla