COVID-19

Los maestros salazoneros se enfrentan a la temporada más difícil a la espera de las reformas prometidas

Los maestros salazoneros se enfrentan a la temporada más difícil a la espera de las reformas prometidas
salazones ceuta ago2017
salazones ceuta ago2017

La Asociacion de Maestros Salazoneros de Ceuta pasa por la temporada de secado de pescado más complicada de su historia. El cierre de la frontera ha provocado que el precio de los salazones pase de 3 eros el lomo de bonito a casi 5 euros. "Traer mercancía de la península a través del país vecino es una odisea difícil de asumir por los importadores locales como Abdelkader o Yunes los cuales se deben a sus clientes de la plaza que les compran todo el año y estos presionan para comprar en exclusividad ante la escasez de pescado", explican. El Covid también ha condicionado la actividad salazonera.

La Consejeria de Sanidad y Consumo ha implantado un Plan de Autocontrol para los Secaderos de Pecados y ahora son ellos los que a través de un listado de obligacionaes diarias van limpiando y registrando su actividad diaria. Este Plan de Autocontrol higiénica es seguido a rajatabla por cada uno de los integrantes de la Asociacion de Maestros Salazoneros de Ceuta que se esmeran en ir cumpliendo y registrando estos requerimientos sanitarios. 

"El pescado de la almadrabeta se está convirtiendo en casi el único proveedor de los Maestros Salazoneros pero los precios se disparan en la lonja por el gran número de clientes de todas partes de la Ciudad que necesitan hacerse con pescado...para que se han una idea el precio de una pieza de bonito que antes pasaba de contrabando por la frontera por los importadores locales se pagaba de 6 a 8 euros la pieza de 2 kilos y en la actualidad en lonja alcanza precios de 14 hasta 20€ la pieza". Todo esto ha provocado que muchos secaderos no les interese seguir porque a duras penas pueden servir a sus clientes locales.

La única ilusión que tiene la Asociacion es que en septiembre de este año la Ciudad Autónoma inicie la promesa que esperan desde más de 4 años: remodelar la Explanada de Juan XXIII con los secaderos nuevos. "Pero el pesimismo y la desconfianza se han apoderado de este colectivo y ya no se creen nada de lo prometido", lamentan desde la asociación..

Los maestros salazoneros se enfrentan a la temporada más difícil a la espera de las reformas prometidas