TRABAJO

Otro mes sin cobrar a tiempo y con el CETI por encima de su aforo

Otro mes sin cobrar a tiempo y con el CETI por encima de su aforo

Otro mes más, no hay aún noticia de las nóminas de las trabajadoras que prestan servicio en el comedor del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes. Como viene sucediendo desde el mes de mayo, el retraso en el pago de sus salarios se repite en lo que es para la plantilla del servicio de catering una desesperante costumbre en la empresa adjudicataria, Dulcinea Nutrición

Un nuevo retraso que en esta ocasión tiene un agravante: CETI recibió la pasada semana a los 155 migrantes que lograron franquear el perímetro fronterizo y entrar en la ciudad. Con ellos, la población acogida en el centro asciende ya a 655 personas, 35 más de lo que permite su aforo máximo. Una sobrecarga de trabajo que las empleadas de Dulcinea Nutrición, empresa adjudicataria de este contrato público, han de llevar sin haber cobrado y con la certeza de que el problema persistirá. “De nuevo se nos retrasa nuestro sueldo y ahora tenemos una sobreocupación y ni siquiera nos han metido refuerzos, con este estrés no se puede trabajar”, lamenta una de las trabajadoras. “Y así nos van a tener dos años, que es lo que ha firmado la empresa; lo indignante es que le importamos un pepino a la administración, mientras los residentes coman, aunque no sea el menú establecido”.

Una carga cada vez más pesada para las trabajadoras del comedor del CETI, que se ve agravada por el calendario, subrayan. Tenemos que pagar hipotecas y facturas, pero es septiembre, los niños empiezan la escuela, hay muchos gastos extra y nos tienen como pordioseros, trabajando sin cobrar y reclamando lo que es nuestro”, se indignan, “esto es vergonzoso”.

Otro mes sin cobrar a tiempo y con el CETI por encima de su aforo