Moreno fija como reto de su gestión en la ONCE en Ceuta “seguir creciendo”

Moreno fija como reto de su gestión en la ONCE en Ceuta “seguir creciendo”
Imagen de la toma de posesión de Moreno.

- El nuevo delegado acalla los rumores sobre un posible cierre de oficina y asume el cargo de una plantilla de unas 30 personas con diez puestos de venta fija

- En el lado social, el "objetivo final", la prioridad está puesta en ayudar a los escolares invidentes para que logren la "educación integrada"


“Seguir creciendo en lo personal y en lo profesional”, a título individual y como equipo es el listón que se ha puesto el que es desde este miércoles nuevo delegado de la ONCE para Ceuta, Juan Antonio Moreno. Un licenciado en Historia que dejó la venta de cupón a pie de calle hace escasas semanas y que se muestra encantado de su desembarco en Ceuta, donde lleva ya junto a su familia casi dos meses.

“No tengo palabras. Estoy encantado. Ceuta es una sociedad acogedora y una ciudad tranquila y bonita”, ha confesado a la prensa, durante un almuerzo que ha compartido con los medios tanto él, como sus jefes, la presidenta de la ONCE en Andalucía, Ceuta y Melilla, Isabel Viruet, el delegado de la ONCE para Andalucía, Ceuta y Melilla, Cristóbal Martínez, y el delegado de Cádiz, Alberto Ríos.

Moreno liderará un equipo de una treintena de personas con una fuerza de venta de 29 personas que cubren el objetivo de lograr recursos para “el objetivo final que es prestar servicios” a los 160 afiliados de la ONCE en Ceuta de todas las edades y condiciones, como ha repasado el propio Moreno, en edad escolar, sin actividad, jubilados, etc.

La prioridad la educación integrada, “la misma que usted”, como hizo Moreno cuando estudió Historia, justo después de que un accidente de Moto le dejara sin un globo ocular y viendo apenas por el otro, por tener dañado el nervio. Tenía 18 años se ponía el caso siempre, menos ese día, en el que si se lo hubiera puesto habría muerto por las características de su accidente.

Su ejemplo es el de la superación, para la que encontró la inestimable ayuda de la ONCE, como tantos otros, que pueden salir adelante a pesar de tener “un pequeño problema”, no ver.

Para ayudar a los que están en edad escolar, la ONCE cuenta en Ceuta con dos profesores, una psicopedagoga, y asistencia psicológica. Se ayuda con libros en braille o acceso a tecnologías específicas que ayudan a superar la barrera que supone no ver como los demás. “Por tener una deficiencia visual no somos diferentes, en absoluto, sólo tenemos un pequeño problema, que no vemos, por lo demás no hay ningún problema”, ha reiterado Moreno.

Asume el mando de la ONCE en Ceuta sin cierre de oficina, como llegó a rumorearse, y con la intención de crecer él y su equipo para poder seguir llegando a mejorar la vida del colectivo que tiene problemas visuales, al que prestan todo tipo de ayuda, menos la médica.

Moreno fija como reto de su gestión en la ONCE en Ceuta “seguir creciendo”