Sólo 28 trabajadores ceutíes podrían ver decaer su Convenio tras un año de ultraactividad

Sólo 28 trabajadores ceutíes podrían ver decaer su Convenio tras un año de ultraactividad

- Este lunes finaliza el plazo de un año dado por la reforma laboral a la prórroga automática de convenios denunciados y pendientes de renovación

- La aplicación estricta de la norma abre la puerta a que se decaigan miles de acuerdos y a que millones de trabajadores españoles pierdan los avances logrados en materia de salarios, jornadas o libranzas


Un total de 28 trabajadores de una empresa privada ceutí han llegado a este lunes, cuando finaliza el límite de un año dado por la reforma laboral a la prórroga automática de los convenios denunciados y pendientes de renovación (el periodo de ultraactividad), en riesgo de ver decaer sus derechos laborales.

Según los datos cerrados por CCOO el pasado miércoles, patronal y sindicatos consensuaron el pasado 5 de abril que entre el 1 de enero de 2006 y el 7 de julio de 2012 se habían denunciado 1.682 convenios que afectan a unos 3,5 millones de trabajadores, de los que 1.324 convenios (únicamente uno en Ceuta) aún están pendientes de firma. Estos convenios afectan, en total, a más de 1,8 millones de trabajadores, 28 en la ciudad autónoma.

De los pendientes, la mayor parte (953) corresponden al ámbito privado, como el mencionado en Ceuta, con 1,7 millones de trabajadores, en sectores como los de aguas, consultoras, curtidos o elaboración de productos cocinados. En el ámbito público, aún permanecen abiertos 371 convenios (148.076 trabajadores), en su mayor parte pertenecientes a ayuntamientos y a organismos, empresas y entidades públicas como Paradores y astilleros.

Para evitar un decaimiento masivo y un estallido de conflictividad, patronal y sindicatos firmaron el pasado mes de mayo a nivel confederal el 'Acuerdo sobre ultraactividad de los convenios colectivos', como parte del II Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (II AENC).

La aplicación estricta de la reforma laboral abre la puerta a que se decaigan miles de convenios y a que millones de trabajadores pierdan así los avances logrados en materia de salarios, jornadas o libranzas, ya que en ausencia del convenio de empresa, se acogerán al de ámbito superior, y, de no haberlo, al Estatuto de los Trabajadores, en el que se recogen los derechos mínimos de los empleados.

Los sindicatos cree que este 8 de julio "no es el final de nada", sino "un punto y seguido". En el caso de que no se haya pactado esta prórroga en la negociación ni se haya recurrido a una mecanismo autónomo de solución de conflictos, habrá que estudiar "caso por caso" porque algunos convenios colectivos contaban desde el inicio con cláusulas que los prorrogaban explícitamente hasta que no hubiera un nuevo convenio.

Una vez descartados también estos convenios, los sindicatos han avisado de que interpondrán demandas colectivas en todas empresas que dejen decaer los convenios. La normativa de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) establece el derecho a negociar de buena fe, con lo que hacer decaer derechos de los trabajadores podrá interpretarse como 'mala fe', mientras que además la jurisprudencia ampara que el trabajador mantendrá en estos casos sus derechos contractualizados a título individual. 

Sólo 28 trabajadores ceutíes podrían ver decaer su Convenio tras un año de ultraactividad