CRISIS DEL CORONAVIRUS

El último huésped del 'Puerta de África' vacía el hotel municipal, que baraja solicitar un ERTE

El último huésped del 'Puerta de África' vacía el hotel municipal, que baraja solicitar un ERTE
Tizón, este jueves, al abandonar el hotel 'Puerta de África', del que ha sido su último huésped.
Tizón, este jueves, al abandonar el hotel 'Puerta de África', del que ha sido su último huésped.

Richard Tizón ha cerrado este jueves antes de mediodía el hotel Puerta de África, en el que ha vivido como último huésped las cuatro primeras jornadas del Estado de Alarma decretado por la crisis del coronavirus. La impresión de película que invade a toda la ciudadanía ha pillado al piloto de helicópteros en un escenario sin igual, con 120 habitaciones y una suite para él solo.

Poco podía pensar Tizón hace seis meses, a mediados de octubre, cuando llegó a Ceuta procedente de Barcelona para tomar las riendas y echar a andar las operaciones del servicio de transporte aéreo de pacientes que el INGESA adjudicó a Eliance-Hélity, que su estadía norteafricana terminaría así, una fría mañana de mediados de marzo en una Gran Vía despoblada.

La puerta giratoria del antiguo 'Tryp' dejó de girar hace días. De la cerradura interior de la accesoria lateral cuelgan las llaves que lo mantendrán cerrado indefinidamente.

En su interior, el piloto ha descontado jornadas más solo que la luna. “El hotel nos advirtió que no aceptaría más reservas desde el día 22 tras la declaración del Estado de Alarma, pero su trato ha sido fenomenal... En un establecimiento tan concurrido de estos días he agradecido incluso la tranquilidad”, ha bromeado este jueves Tizón con Ceutaldia antes de irse de una ciudad que sobre el papel debería haber abandonado definitivamente en febrero.

Hasta el terremoto del Covid-19, su rutina diaria eran jornadas de 12 horas de guardia localizada y doce de descanso. Entre cada fase, un encuentro de “una hora y media o dos” de duración con todo el equipo de transporte y sanitario para “analizar la meteorología, las posibles restricciones de vuelo en el Estrecho, el centrado de pesos, la carga de oxígeno y combustible...”.

EL Real Decreto del domingo añadió a esa costumbre la incorporación de nuevas precauciones a su trabajo. “Esta semana he dedicado alrededor de dos horas al día, más que antes, a la lectura de manuales y protocolos que forma parte de nuestro reciclaje continuo como pilotos... Al principio muchas redes sociales e informativos, pero llega un momento en el que satura hablar solo del mismo tema”, ha recordado.

Tras la puerta de cristal del hotel deja en un futuro incierto a una plantilla de 65 profesionales (un gerente, un director, nueve jefes de Departamento y otros tantos recepcionistas, tres oficiales y un auxiliar de mantenimiento, un jefe de Partida, tres pinches, tres ayudantes de cocina, tres fregadores, cuatro ayudantes y siete camareros, una subgobernanta, quince camareras de piso, un jefe de economato y tres administrativos).

La sociedad municipal 'Puerta de África' está valorando la posibilidad de plantear un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), como se prevé que harán alrededor de 200 empresas más de la ciudad con unos mil trabajadores afectados que cobrarían la prestación por desempleo hasta que sus patronos puedan restablecer la actividad de sus negocios, estrangulada de cuajo sobre todo en los sectores comercial y hostelero.

El Gobierno central ha flexibilizado las condiciones de acceso al paro para los perjudicados (sin consumir el tiempo acumulado ni haber tenido que cotizar al menos un año de los últimos seis) y ha exonerado de cotizar el 75% por contingencias comunes a las sociedades con más de 50 empleados (el 100% al resto) que no despidan en esta crisis.

El último huésped del 'Puerta de África' vacía el hotel municipal, que baraja solicitar un ERTE