30 DE JUNIO

El verano dispara las altas médicas docentes, que dejan contra la pared a "muchos" interinos

El verano dispara las altas médicas docentes, que dejan contra la pared a "muchos" interinos
maestra docente
Imagen de recurso.
La normativa vigente a los maestros y profesores que cubren sustituciones haber trabajador más de cinco meses y medio durante el curso y estar de alta el 30 de junio para poder cobrar julio y agosto. FECCOO pide explorar la posibilidad de hacer cambios en la Orden para no dar pie a "injusticias" o a que los interinos queden en manos de la buena fe o avaricia de los titulares de las plazas que se 'curan' nada más terminar el periodo lectivo.

Las altas médicas en el ámbito docente parecen ser, como las bicicletas, para el verano. Así ha ocurrido este año de nuevo en "muchos" casos, pero en colegios e institutos el asunto tiene consecuencias más allá de la picaresca. La normativa vigente exige que los interinos que hayan trabajado más de 5 meses y medio durante el curso estén contratados el 30 de junio para poder cobrar en julio y agosto, retribuciones que quedan de hecho en manos de los titulares de las plazas que cubren. A veces de su buena voluntad, otras de su avaricia para demorar unos días la sanación estival.

La Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras (FECCOO) de Ceuta quiere explorar alguna vía para cambiar la Orden de interinos vigente en los requisitos que actualmente se exigen a los maestros y profesores que cubren sustituciones (con las vacantes no existe conflicto) para cobrar en verano y evitar esas situaciones de fragilidad que los dejan entre la espada y la pared.

La legislación estipula que “aquellos funcionarios interinos que tengan un nombramiento a fecha 30 de junio del curso escolar” y a esa fecha “hayan prestado un mínimo de cinco meses y medio de servicio” tienen derecho a “que se les prorrogue su nombramiento hasta el comienzo del siguiente curso escolar”, una exigencia que planteó el Ministerio de Hacienda para abonar los meses de vacaciones estivales.

La imposición de estar de alta el 30 de junio está generando “injusticias” en la práctica, ya que según FECCOO “hay interinos que han estado trabajando desde el principio de curso y se verán privados de las nóminas de julio y agosto por el mero hecho de que la persona a la que reemplazaban se ha dado o ha recibido el alta”.

La problemática se agrava cuando las incapacidades temporales se levantan durante los últimos días de junio, como ha sucedido en “muchos” casos, al menos una docena según las fuentes de la administración y sindicales consultadas, concretamente nada más terminar las clases, el día 22 este curso.

Pidiendo el alta esos docentes (las bajas este curso han sido más por circunstancias de todo tipo ligadas a la pandemia) consiguen un doble beneficio práctico en verano: salir de Ceuta sin pedir ‘permiso’ a la Inspección, como formalmente tendrían que hacer, y no pasar consulta cada 15 días. Ambas ventajas son igualmente accesibles desde el 1 de julio, pero la posibilidad de anticipar el alta es una espada de Damocles que a veces da rendimiento económico.

“A veces el sustituido puede alcanzar un acuerdo con el sustituto o pensar en este último para que el primero no coja el alta antes del 30 de junio, pero en ocasiones se solicita una contraprestación económica para no hacerlo”, han asegurado distintos agentes de la comunidad educativa a Ceutaldia.com.

El verano dispara las altas médicas docentes, que dejan contra la pared a "muchos" interinos