Búscome pone en duda la titulación de los socorristas de Marsave


Búscome pone en duda la titulación de los socorristas de Marsave

- Piden a los partidos políticos de la asamblea que exijan una auditoría “para saber si el servicio de socorrismo cumple con el pliego de condiciones”

- “El precio más bajo lleva el peligro de la mala calidad, una calidad que sí se tiene que valorar cuando estamos tratando con personas”, reprocha

- No es moco de pavo esta denuncia”, advierten desde la asociación

Búscome pide a los partidos políticos con representación en la Asamblea que exijan una auditoría para saber si el actual servicio de socorrismo, que gestiona la empresa Marsave, cumple con el pliego de condiciones”. “Nosotros tenemos constancia de que no”, afirman asegurando que muchos de los socorristas carecen del título apropiado, “pero le corresponde a la Consejería en cuestión hacer las investigaciones oportunas porque no estamos hablando de cualquier contrato, sino el que hace referencia a la protección de muchas vidas”.

según Búscome, que no precisa cuántos, “un alto porcentaje de los socorristas no tienen el título reciclado, eso es lo mismo que conducir con el carnet caducado. Hay quienes sólo tienen un curso de 10 o 30 horas o quienes lo tienen de piscina cubierta, un título que te inhabilita para trabajar en el mar”, detalla Búscome añadiendo que “hay patrones que no están reciclados y algunos coordinadores, que son los que se encargan de las playas, ni siquiera tienen el título de socorrista, concretamente uno de ellos lo que tiene es el de primeros auxilios, pero encima no está renovado. Esto no es lo que especifica el pliego de condiciones, es algo impensable a permitir, de obligado cumplimiento, y además es un riesgo al que estamos sometiendo a nuestros bañistas”.

Ya en en lo que se refiere a aspectos laborales del servicio, desde Búscome denuncian que “ hay un descontrol en la organización de los horarios. Los cuadrantes no corresponden, a veces, con los turnos libres y se han quedado huecos sin cubrir. En el Chorrillo, por ejemplo, a los socorristas les corresponden una hora de descanso y nunca se llega a disponer entera. Existe precariedad laboral, más horas de trabajo y sueldos deficientes. Esto es lo que pasa con algunos contratos que van a precio, acaban explotando al personal”.

Búscome aclara también que “de las tres embarcaciones que se habían comprometido a tener, hay solamente dos porque una lleva rota más de quince días y apenas se ven por las playas. El personal se tiene que suministrar sus propias cremas solares y comprar el agua para beber, pues no ofrecen suficiente. El material es escaso y no es el adecuado. En ocasiones han tenido que mandar a menores que han pisado erizos a sus casas por no tener pinzas para quitar las púas. Tampoco disponen de frío o crema para las picaduras de medusas y hasta hace poco en una de las playas no había ni luz, ni agua, ni servicio. Recordemos que el adjudicatario está obligado a cumplir las disposiciones vigentes en materia laboral, seguridad social y de prevención de riesgos laborales”.

Por último, Buscome asegura que “desde enfermería han tenido que aportar, de manera particular, material para poder atender las demandas. Y aunque esto no está en el convenio, no entendemos cómo sólo disponen de personal médico en unas playas y en otras no, demostrando que hay personas de primera y de segunda”.

”No es moco de pavo esta denuncia”, advierten desde la asociación, “a veces, el precio más bajo lleva el peligro de la mala calidad, una calidad que sí se tiene que valorar cuando estamos tratando con personas”.

Búscome pone en duda la titulación de los socorristas de Marsave