NUEVA PLANIFICACIÓN

Ceuta pedirá que la instalación del cable eléctrico submarino no se demore más allá de 2021

Ceuta pedirá que la instalación del cable eléctrico submarino no se demore más allá de 2021
cable eléctrico submarino
Imagen de recurso de Red Eléctrica de España.

La colocación del cable eléctrico submarino que permitiría que Ceuta dejase de ser una isla energética y, por lo tanto, no depender de la central diésel de Endesa, sigue demorándose. La Ciudad está ahora preparando una "propuesta de desarrollo de la red de transporte de energía eléctrica" para intentar que entre en la planificación estatal para 2021-2026.

Para su elaboración ha buscado el asesoramiento de la Agencia Andaluza de la Energía de la Junta de Andalucía.

La propuesta instará a una ejecución "no más allá de 2021" e incidirá en "la necesidad de priorizar la interconexión, mediante un cable submarino, entre la península y Ceuta a través de Andalucía con un eje de doble circuito de 132 kV que conecte la nueva subestación Portichuelos, en el municipio de San Roque (Cádiz), y la nueva subestación Ceuta, en la ciudad homónima".

El Ministerio para la Transición Ecológica, dentro del proceso abierto para la planificación de infraestructuras eléctricas en todo el Estado, ha concedido un plazo de tres meses que expira este domingo a autonomías y promotores de nuevos proyectos de generación eléctrica y nuevos suministros para que realicen propuestas de desarrollo de las redes de transporte de energía eléctrica y aporten la información necesaria para elaborar dicha planificación.

Esta conexión eléctrica submarina, considerada por Red Eléctrica de España como un proyecto singular, debido a que sus características de diseño, configuración, condiciones operativas y técnicas constructivas difieren y superan los estándares habituales empleados en el sistema eléctrico nacional, tiene un coste de 150 millones de euros y ya estaba incluida dentro de la anterior planificación, aunque ésta todavía no se ha llevado a cabo.

Esta actuación "mejorará la seguridad y continuidad del servicio en el sistema ceutí" y "supondrá un importante ahorro de costes al sistema eléctrico" debido a que la generación actual en Ceuta es todo con motores diésel. Adicionalmente permitiría la equiparación del consumidor de la Ciudad Autónoma con el peninsular, eliminando las actuales diferencias en el coste de la energía eléctrica para ambos.

La propuesta, enmarcada en el protocolo de colaboración con el Gobierno andaluz, que estará en vigor hasta 2020, comprende varios ámbitos de cooperación, entre los que se encuentra el energético: abarcando desde el asesoramiento en la contratación de suministros, auditorías o realización de actuaciones de mejora energética; compartir buenas prácticas para la promoción de energías renovables, el seguimiento de planes de inversión de las distribuidoras; o el establecimiento de mecanismos de coordinación en las propuestas de desarrollo de la red de transporte de gas y electricidad, entre otros.

Ceuta pedirá que la instalación del cable eléctrico submarino no se demore más allá de 2021