Gil deja una UGT "saneada" y con unos 4.000 afiliados tras 18 años como secretario general

Gil deja una UGT "saneada" y con unos 4.000 afiliados tras 18 años como secretario general
Mata, con el candidato a la Secretaría General, Juan Carlos Pérez.

- El líder saliente del sindicato considera que Juan Carlos Pérez tiene "todas las papeletas" para hacerlo "muy bien" al frente de la Unión

- Aróstegui insta a los 59 delegados del XI Congreso ugetista a a los delegados a ser "vanguardia de la lucha por las causas justas contando con la gente de la calle, sobre todo con los jóvenes, para ser referentes de todos los que quieren un mundo mejor"


"Gracias a todos por todo. ¡Viva la UGT!". Tras 18 años al frente del sindicato en Ceuta, Antonio Gil ha prestado este jueves por la tarde su último servicio a la central como secretario general rindiendo cuentas antes 59 de los 60 delegados llamados a su XI Congreso del último de sus cinco mandatos, un periodo que ha cerrado "satisfecho" por dejar una organización con "cerca de 4.000 afiliados certificados", con unas cuentas "normalizadas" y "gran proyección".

Gil ha repartido ante los medios méritos con quienes le han acompañado desde los noventa y con buenos augurios para quien con toda probabilidad le sustituirá, Juan Carlos Pérez, "un sindicalista que lleva conmigo desde siempre y que tiene todas las papeletas para hacerlo muy bien al frente de la Unión".

UGT se enfrentará durante los próximos meses al reto de "reorganizarse" en solo tres federaciones para ser "más ágil y eficaz" tras 128 años de historia. Ese proceso, que aglutinará en una sola a la Federación de Servicios Públicos (FSP) y a la de Enseñanza (FETE), con alrededor de un millar de afiliados cada una, ha marcado los prolegómenos de una cita al frente de cuya Mesa ha aparecido el líder de la segunda, Francisco Lobato.

Ante un Salón de actos del Edificio Sindical casi repleto, con representantes de todos los partidos con representación en la Asamblea, la Delegación del Gobierno, la Ciudad y la patronal, Gil ha defendido el valor del sindicalismo de clase "pese a los errores que han cometido algunos compañeros". "Somos un sindicato honrado con mayúsculas aunque nos hayan atacado por todas partes, por lo que seguimos en pie y así seguiremos", ha proclamado el líder saliente.

De los invitados solamente Juan Luis Aróstegui, secretario general de la central "hermana", CCOO, ha sido el único que ha tomado la palabra antes del inicio del cónclave a puerta cerrada. El comisionista ha agradecido la "firmeza" de Gil al timón de UGT en unos años "muy difíciles" y de "incomprensión". A Pérez le ha descrito como "una persona de principios, honrada y honesta, con la que estoy seguro que vamos a trabajar muy bien".

El reto, ha advertido Aróstegui, es ciclópeo: "UGT y CCOO tenemos la gran responsabilidad de gestionar el ingente patrimonio de lucha que llevamos detrás para emplearlo en un sindicalismo de nuevo tipo adaptado a las coordenadas actuales, en las que debemos pelear por los Derechos Humanos y por el derecho de todos a buscar una vida mejor combatiendo el racismo y cualquier otra enfermedad del alma".

El secretario general de CCOO ha recordado que "hoy los proletarios de la tierra son las personas que mueren de hambre, muchos a pocos metros de nosotros", y ha animado a los delegados a ser "vanguardia de la lucha por las causas justas contando con la gente de la calle, sobre todo con los jóvenes, para ser referentes de los movimientos sociales y de todos los que quieren un mundo mejor".

Gil deja una UGT "saneada" y con unos 4.000 afiliados tras 18 años como secretario general