COMPROMÍS

Para el Gobierno de la Ciudad, el General Aranda fue un golpista contra Franco y no cambiará su calle

Para el Gobierno de la Ciudad, el General Aranda fue un golpista contra Franco y no cambiará su calle
Antigua Obra Social Caja Madrid
Vista antigua de la calle General Aranda./archivo
El partido valenciano ha insistido en su campaña para limpiar del callejero de todo el país los honores a los héroes del régimen. En Ceuta mantiene señaladas tres calles, la del General Aranda, Millán Astray y Queipo de Llano

El General Aranda tiene una calle en Ceuta. También en Peñíscola, Telde y León. La de Ceuta está en el centro y se llama así desde hace más décadas que las que tiene la democracia. Su figura, la del general, la tiene puesta en el foco, el partido valenciano, Compromís, por considerar que forma parte de esa nomenclatura de calles que rinden honores a un régimen dictatorial, fruto de un golpe de estado militar, al que siguió una guerra civil y 40 años de dictadura, restricción de libertades, ejecuciones por motivos ideológicos, etc. Pero para el Gobierno de la Ciudad, el general no fue un héroe del bando franquista, sino un golpista contra la dictadura.

Es lo que se recoge en la respuesta que ha dado el Ejecutivo al requerimiento de información del grupo Compromís, que mantiene abierta una campaña en todo el país que capitanea el senador, Carlos Mulet.

El partido valenciano ya había requerido a la Ciudad que le justificara las razones por las que no cambiaba el nombre de otras dos calles más, la de Millán Astray y la de Queipo de Llano. Entonces la Ciudad no dijo nada de nada sobre el general Aranda. Así que Compromís insistió. Ahora califica la respuesta recibida de “increíble”. “Su posterior distanciamiento de Franco, posterior a su implicación en el bando golpista, no limpia su pasado ni redime el significado antidemocrático y de humillación a las víctimas del genocidios franquista que comporta el mantenimiento de esta calle”, recoge la formación en un comunicado.

De nuevo el Gobierno le ha contestado a Compromís que no hay acuerdo plenario alguno en Ceuta para cambiar la nomenclatura de la calle, lo mismo que ya le había dicho sobre Millán Astray y Queipo de Llano. Pero aquí añade:

“Según se refleja en informe del Cronista Oficial, el General Aranda combatió en el bando franquista durante la Guerra Civil, estaba casado con una ceutí y fue acusado de golpista contra Franco en favor de la Monarquía, por lo que fue defenestrado, aliándose con la oposición al régimen”.

Suficiente para justificar que la calle se queda en el mapa de la ciudad. Además de pasar sus últimos años de vida vigilado de cerca por el régimen Franquista por conspirador, el General Aranda fue clave en Asturias, tanto en la rebelión del 34, que se encargó de sofocar como en la guerra que siguió al golpe del 36. Aranda responsable militar de Oviedo, engañó a los republicanos haciéndoles creer que se sumaría a la defensa de la legalidad democrática para acabar alzándose contra ella, sitiando la ciudad e impidiendo que un batallón de mineros se sumara a la defensa de la capital, Madrid. Todo eso hecho con la mano firme propia de aquellos tiempos en la que no temblaban los dedos en el gatillo para ejecutar a siimples sospechosos de afinidad ideológica al bando contrario.

Compromís recuerda que en todo el país siguen muchos ayuntamientos, como el de Ceuta, con deudas pendientes con la Ley de Memoria Democrática para eliminar de sus calles los honores que siguen rindiendo a héroes del golpe Franquista. Compromís considera así al General Aranda.

“Lamentamos que el Gobierno no tome parte de una forma activa en el cumplimiento de la ley vigente y no comience a sancionar su inobservancia”, ha lamentado Mulet.

Para el Gobierno de la Ciudad, el General Aranda fue un golpista contra Franco y no cambiará su calle