FPAV

¿Quién cobra un trabajo con cuatro meses de antelación? N. C. Segura

¿Quién cobra un trabajo con cuatro meses de antelación? N. C. Segura
segado nieves contreras fpav
Contreras y Segado en una reunión de la FPAV./archivo

Bajo el enigmático nombre empresarial 'N.C. Segura' se esconde Nieves Contreras Segura, administrativa de la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos, que factura a la entidad que preside Francisco García Segado, para la que trabaja, desde 'N.C.Segura', su propia empresa.


Cobrar un trabajo cinco meses antes de llevarlo a cabo es un lujo al alcance de muy pocos, pero no para María Nieves Contreras Segura, que recibe cheques nominales de la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos (FPAV), hasta cuatro meses antes de prestar sus servicios.

Pongámonos en antecedentes. Según el portal 'Empresite', la empresa 'María Nieves Contreras Segura' (N.C. Segura) aparece como Razón Social: Contreras Segura, María Nieves, con domicilio social en Ceuta. La forma jurídica es la de empresario individual y la actividad: Servicios de publicidad, relaciones públicas y similares, con Clasificación Nacional de Actividades Económicas como Agencia de publicidad, dentro del sector de Servicios empresariales.

Esta empresa dedicada a los servicios de publicidad, relaciones publicas y similares, facturó para la FPAV hasta en seis ocasiones, por un importe total de 31.241, desde el 30 de diciembre de 2018 hasta el 30 de diciembre de 2019. Seis, y en tres ocasiones, la FPAV pagó a Nieves Contreras por adelantado.

Por las capas navideñas para las fiestas de 2018, se pagó el encargo el 20 de agosto (aunque como se ha dicho antes las facturas no se emitieron hasta el 30 de diciembre) y para las del año siguiente, el 9 de agosto. Pero este no es el único pago que hizo la FPAV con antelación. 

Para la celebración de la Pascua del Sacrificio, la entidad que preside García Segado formalizó una factura con fecha del 12 de agosto y un importe de 17.000 euros (impuestos incluidos) que la FPAV abonó de forma fraccionada. Un pago se efectuó el 6 de agosto (seis días antes de la formalización de la factura) que ascendía a 12.000 euros y otro pago se llevó a cabo el 13 de agosto, por los 5.000 euros restantes.

Pero esta curiosa forma de pago anticipado no es la única relación extraña entre la administrativa de la FPAV y la misma entidad. El método de facturación es aleatorio, así como sus tarifas.

Las facturas no son correlativas, algo, como poco, muy irregular. 

En agosto de 2019 presenta una factura con el número 105; el primero de noviembre, con el número 102; el 19 del mismo mes, con el número 99; el 27 de diciembre, la número 103; y el 30 de ese mismo mes, la número 106.

En cuanto a las tarifas de sus productos, en concreto de los colchones hinchables, el precio, por unidad, varía de los 689, por un servicio facturado el primero de noviembre, a los 598 por el mismo concepto, el 27 de diciembre.

La facturación de la FPAV lleva tiempo en duda. Ya en abril de 2021, el PSOE reclamaba a las consejerías de Medio Ambiente y Servicios Urbanos y Fomento y Turismo las auditorías practicadas por la Intervención municipal a las cuentas de la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos (FPAV) en los últimos cuatro años. Así como, la copia de todas las justificaciones de las cuentas y pagos hechos efectivos por la entidad durante estos años. Finalmente, el diputado reclama también los resultados de la auditoría que el presidente de la entidad vecinal, Francisco García Segado, se comprometió a impulsar tras su elección el 2 de julio de 2018.

La reclamación de los socialistas se producía por ciertas informaciones periodísticas publicadas en 2019 según las cuales el borrador de la auditoría a las Brigadas Verdes de la FPAV habría revelado la existencia de 153.000 euros sin justificar. Gutiérrez recuerda que el portavoz del Gobierno de la Ciudad, Alberto Gaitán, aseguró entonces que la existencia de ese borrador no constaba en Intervención.

¿Quién cobra un trabajo con cuatro meses de antelación? N. C. Segura