ABOGACÍA ESPAÑOLA

"Subir a una furgoneta a los menores y trasladarlos a la frontera vulnera la Constitución"

"Subir a una furgoneta a los menores y trasladarlos a la frontera vulnera la Constitución"
furgón menores repatriación 3
Imagen de los traslados de este viernes.
La subcomisión de Extranjería del Consejo General de la Abogacía Española recuerda que el proceso "debe ser individualizado y garantizar además que los menores, que en la mayoría de los casos se puedan negar  a volver a su país, sean informados de su retorno y de los derechos que les asisten, entre ellos ser escuchados".

La subcomisión de Extranjería del Consejo General de la Abogacía Española está "preocupadísima" por las condiciones en las que España está repatriando a Marruecos a quince menores migrantes solos desde este viernes sin el aval de la Fiscalía ni del Servicio de Protección a la Infancia local a pesar de que, según ha recordado este sábado, "el Tribunal Constitucional ha reconocido en dos sentencias a menores marroquí el derecho a oponerse judicialmente a su repatriación, al tener 'capacidad y madurez suficiente' para impugnar ante la Justicia decisiones que perjudiquen sus intereses".

"Subir a una furgoneta a los menores sin explicarles la decisión y trasladarlos a la frontera vulnera el derecho internacional y el derecho a la tutela judicial efectiva en su vertiente administrativa y jurisdiccional produciéndose situaciones de hecho que vulneran el artículo 24 de la Constitución y el interés superior del menor consagrado en todos los tratados internacionales sobre los niños", ha advertido en un comunicado en el que ha puesto en duda que se esté repatriando a los menores en condiciones, por lo que ha pedido la suspensión de las devoluciones.

Según la Abogacía, "la Administración se fundamenta para la repatriación colectiva de estos menores en un Convenio Bilateral entre el Reino de España y el Reino de Marruecos sobre la cooperación en el ámbito de la prevención de la emigración ilegal de menores no acompañados, su protección y su retorno concertado, hecho en Rabat el 6 de marzo de 2007".

La cuestión que se levanta ahora es, desde su punto de vista, "si un retorno colectivo como el que se plantea respeta no solo la legislación y los convenios internacionales de los que España es signataria, sino también las sentencias del propio Tribunal Constitucional que consagraron el derecho del menor a ser escuchado en todo procedimiento que conlleve su repatriación".

"El proceso, según la legislación española y los pronunciamientos de nuestro Tribunal Constitucional, debe ser individualizado y garantizar además que los menores, que en la mayoría de los casos se puedan negar  a volver a su país, sean informados de su retorno y de los derechos que les asisten, entre ellos ser escuchados. Tampoco pueden ser devueltos sin que se realice en todo este procedimiento una evaluación del interés superior del menor", ha advertido.

La Abogacía también duda sobre el cumplimiento de los propios requisitos impuestos en el Convenio por ambas partes. Entre los requisitos del acuerdo bilateral con Marruecos para ejecutar las repatriaciones se exige primero la reunificación con sus familiares, hecho que tiene que ser constatado fehacientemente en los procesos administrativos individuales y si no fuera posible y tras garantizarse por ambas partes la repatriación a centros de menores, se deben garantizar  que ese  centro de acogida al que sean derivados cuente con recursos materiales y humanos suficientes o la creación de un comité de seguimiento".

La Abogacía tiene "constancia" de que Save the Cildren ya se había entrevistado la inmensa mayoría de estos niños acogidos y se constató que muchos han llegado a España huyendo de situaciones de violencia, explotación laboral, sexual o maltrato.

"Subir a una furgoneta a los menores y trasladarlos a la frontera vulnera la Constitución"