DATOS RECOPILADOS POR MDYC

Los ceutíes mejoran en el uso de los contenedores de colores pero cada vez reciclan menos

Los ceutíes mejoran en el uso de los contenedores de colores pero cada vez reciclan menos
Archivo.
Archivo.  

Cada español separó durante 2019 más de 17 kilos de plástico, latas y briks, depositados como debe ser en el contenedor amarillo y casi 19 kilos y medio de papel en el correspondiente contenedor azul. Lo que supone un 8 por ciento más que en 2018, según datos de Ecoembes. Unas cifras en ascenso año a año que reflejan el avance de la cultura del reciclaje y el respeto al medio ambiente que, ajustar por los registros de Ceuta, aún no ha cruzado el Estrecho, según los datos recopilados por el Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía (MDyC) y no solo por culpa de los ceutíes.

“No es que no reciclemos, es que no nos dan medios”, puntualizan. La lejanía de los puntos de contenedores de colores, cuya escasez es mayor según te alejas del centro de la ciudad, es el punto débil a juicio de los ciudadanos . Una falta de contenedores, a mano para todos los ciudadanos, que fue también la principal queja que los ceutíes trasladaron a Ecoembes durante su campaña de concienciación realizada el pasado año en la ciudad autónmolma.

Eso es lo que se deduce de las cifras de papel y plástico recicladas en Ceuta, donde durante todo el años se han recogido cuatro kilos de papel por habitante, solo cien gramos más que lo registrado en 2018 y 11,9 kg de plástico por ceutí, lo que supone dos kilos menos que hace dos años (13,9 kg/hab en 2018).La mejor noticia es que, poco a poco, los ceutíes mejoran en el uso correcto de los contenedores de reciclaje, aunque el dato sigue siendo motivo de reflexión. “Es preocupante el nivel de Impropios que se introducen en los contenedores, el 34,90%, reduciéndose desde casi el 50% del año pasado, un buen avance debido a los cursos de educación medioambiental a los ceutíes que propusimos desde MDyC”, apunta Álvaro Guzmán, miembro de la formación que lidera Fatima Hamed responsable de la recopilación de datos de Ceuta.

Los ceutíes mejoran en el uso de los contenedores de colores pero cada vez reciclan menos