JOSE MARÍA MAS

Adiós a una buena persona y mejor compañero

Adiós a una buena persona y mejor compañero
mas funeral 960
Familiares, amigos y compañeros han despedido este viernes a José María Mas.

A Fernando Fernán Gómez lo que le producía el llanto cuando perdía a algún ser querido era la certeza de que no podría volver a compartir nada con él. Quizás, más allá de las creencias, eso es lo que sobrevuela en todo funeral, quizás eso es lo que apenaba los rostros este viernes durante la despedida que ha recibido el socialista, José María Mas, fallecido el jueves.

Un buen puñado de compañeros de partido, amigos, y algún rival político ha acompañado a la familia en el trance de la despedida. Todos los que compartieron los codos con él en su trayectoria política han destacado, como si fuera uno de esos argumentarios que reparten los partidos políticos a sus cuadros para que los repitan ante la prensa, lo mismo. Aunque en esta ocasión el argumentario nacía del corazón entristecido por la pérdida de un buen hombre.

Y es que todos sin excepción ponían el acento en su bondad y también en otra circunstancia que explica bien una cualidad y su trayectoria a lo largo de las dos últimas décadas en la vida institucional ceutí: “De José Marí aprendí muchísimo. Me enseñó muchas cosas”, repitían los ya ex compañeros de todas las edades durante la despedida realizada en el tanatorio y en Santa Catalina.

Uno y otro y otra y otra, todos destacaban lo mucho que habían aprendido al compartir sus ratos de trabajo con él. Y lo podían hacer porque José María era una buena persona, bondadosa y generosa, que esa es la cualidad que enmascara y atesora quien no pone remilgos a compartir su saber con un compañero, más aún en un mundo como el de la política en el que las ambiciones personales afloran en cada escena para truncar relaciones y generar rivalidades entre los propios que no siempre son bien entendidas.

Quizás por esa generosidad y por ese control de los números que tenía, Mas fue imprescindible para tres secretarios generales tan diferentes como Toñi Palomo, José Antonio Carracao y Manuel Hernández. Por eso y porque nunca tuvo una palabra maleducada para nadie ni propio ni ajeno al partido. El carácter moderado que ensalzó Carracao en su carta de despedida y que aventura no estaba suficientemente reconocido dentro del partido. Quizás por eso a algún veterano le ha dejado mal sabor de boca el incomprensible vacío en el pesar que ha dejado el Grupo Parlamentario VOX. “Hasta los no adscritos han tenido el detalle de expresarnos su sentir y han venido aquí a apoyar, pero estos, nada”, ha relatado uno. Choca, es cierto, porque Mas ofrecía siempre ese carácter moderado y educado, como le han reconocido estos días propios y extraños. Aunque la formación sí que ha mostrado sus condolencias a través de Twitter.

mas funeral 2

Una moderación que no movió un ápice los tiempos tensionados y extremos que envuelven la política actual. Él era respeto y ayuda. “El partido se queda cojo”, ha dicho una ex compañera. “El hueco es grande, a ver cómo lo cubrimos ahora. Pero te digo más, el vacío en la propia Asamblea también se va a notar más allá del PSOE”, ha valorado otro ex compañero, que recordaba la capacidad de Mas para analizar presupuestos, incluso los del Estado desentrañando la maraña de cuadros y hojas de cálculo para encontrar la aguja en el pajar.

Este viernes, Ceuta ha dicho adiós a un destacado político, socialista, una persona que volcó sus esfuerzos en intentar mejorar la vida de sus conciudadanos, con más o menos acierto, pero con buena intención, siempre. Adiós a una buena persona, algo que ya de por sí no abunda en estos tiempos. Se le va a echar de menos.

Adiós a una buena persona y mejor compañero