CABALLAS ALERTA

La Ciudad se expone a "municipalizar" vía Tragsa la limpieza de la Biblioteca tras un concurso fallido

La Ciudad se expone a "municipalizar" vía Tragsa la limpieza de la Biblioteca tras un concurso fallido
Biblioteca_libros_estudio_becas_educación_consulta_prstamos
Imagen del interior de la Biblioteca Pública.

El Gobierno de la Ciudad, "carcomido por su propia incompetencia" según Caballas, ha decidido encomendar a Tragsa la limpieza de la Biblioteca Pública, un servicio que sacó a concurso por un importe inferior al necesario para cubrir las nóminas de los trabajadores. Ahora, tras semejante dislate, la coalición avisa de que "el hecho de que Tragsa sea considerada como un medio propio significa que ha tomado la decisión de municipalizar un servicio que venía prestando un operador económico privado".

Así lo deduce la formación que lidera Mohamed Ali de la mera lectura de la Ley: la consecuencia "directa e inmediata" sería que la plantilla de la empresa que venía prestando este servicio "pasa automáticamente a formar parte de la plantilla de la Ciudad a todos los efectos, tal y como establece con rotunda claridad la nueva ley de contratos del estado en su artículo 130.3".

Literalmente, dicho texto establece que "en caso de que una Administración Pública decida prestar directamente un servicio que hasta la fecha venía siendo prestado por un operador económico, vendrá obligada a la subrogación del personal que lo prestaba si así lo establece una norma legal, un convenio colectivo o un acuerdo de negociación colectiva de eficacia general".

Sin embargo, según Caballas "el Gobierno adopta esta decisión sin haber hecho las modificaciones pertinentes tanto en el Presupuesto como en la propia Plantilla de la Ciudad, incumpliendo de este modo las normas y consumando desastre sólo explicable en un Ejecutivo a la deriva".

La Ciudad sacó a concurso a finales de 2017 el servicio de limpieza de la Biblioteca Pública prescribiendo la subrogación de tres trabajadores, dos limpiadoras a jornada de 40 horas semanales y otro a solo cinco horas por semana con la categoría de especialista y el correspondiente plus. Sus salarios brutos anuales rozan los 55.000 euros, con lo que durante tres años el importe mínimo de sus remuneraciones se acercaría a los 165.000 euros pero el presupuesto de partida no llegaba ni para sueldos, pues ascendía a 150.000 euros.

La Ciudad se expone a "municipalizar" vía Tragsa la limpieza de la Biblioteca tras un concurso fallido