La Ciudad "no descarta" implicarse en una naviera de capital público-privado para bajar los precios


La Ciudad "no descarta" implicarse en una naviera de capital público-privado para bajar los precios

- La Administración local está elaborando otro estudio de mercado sobre el transporte marítimo para atraer a otras compañías o impulsar la creación de alguna nueva con el formato exclusivamente municipal como única opción desechada

- Hace tres años PROCESA ya apuntó que podría ser económicamente viable poner las rotaciones con precios a entre 7 y 10 euros por pasajero y la mitad por coche

La Ciudad Autónoma ha comenzado a elaborar un nuevo estudio de mercado teniendo en cuenta "todos" los factores implicados en el sector del transporte marítimo (coste del combustible, volumen de carga y pasaje, tarifas al cliente...) para "incentivar o propiciar" una verdadera competencia en precios en la línea que une Ceuta con Algeciras.

El portavoz del Ejecutivo local, Jacob Hachuel, ha repetido este viernes al término de la reunión semanal ordinaria del Consejo de Gobierno que no se va a cejar en el empeño de rebajar los precios, un "problema" que "limita las posibilidades de desarrollo de una ciudad de la que los visitantes se van encantados con su clima, su entorno, su gastronomía y su gente pero dicen que no volverán por lo que cuesta cruzar el Estrecho".

La pregunta del millón es cómo conseguir tarifas más asequibles. La Ciudad parte de que al Estado, que ya pone cada año "16 millones de euros en subvenciones a los residentes y 2 en la línea de interés público" no se le puede pedir más.

Así las cosas, están abiertas "todas las alternativas" salvo la de crear una naviera municipal. De las que sí serían viables el consejero ha mencionado apoyar una empresa "con capital privado o capital público-privado" o "traer una nueva". "Hay que mantener la calidad siendo conscientes de que el tiempo de trayecto no baja de una hora y cuarto y sabiendo que en lo que hay que competir es en precio cuando hay rotaciones con hasta un 25% de ocupación", ha reflexionado.

Hachuel ha dicho que "lo que percibimos es que los precios están muy por encima y que no hay competencia real" pero si no se denuncia es porque no hay pruebas. "Si tuviésemos sospechas lo haríamos porque, además, cuando lo hemos hecho nos han dado la razón", ha recordado los episodios de concertación de precios en ciertos periodos vacacionales.

Viabilidad con billetes a 10 ó 7 euros

Hace algo más de dos años PROCESA ya presentó un informe según el cual el Estado podría imponer en el contrato de la línea de interés público unas tarifas un 33% inferiores en el caso de los pasajeros residentes (hasta dejarlas en el entorno de 10 euros) y un 50% más bajas en el de los vehículos sin poner en cuestión la viabilidad económica de la licitadora. El primer concurso tras ese planteamiento quedó desierto.

Antes, hace tres años, otro informe técnico vio "más que viable" económicamente que una empresa, sacando la línea de la libre competencia, con dos barcos (uno grande, tipo 'Passió per Formentera', y otro más pequeño, como el de FRS) que realice 12 rotaciones al día sin que aumente el número actual de pasajeros de la línea (unos dos millones al año) obtendría beneficios planificando la amortización del millonario coste de adquisición de los buques a 20 años. Todo ello con billetes para residentes a 7 euros (costes de agencias incluidos) y al doble para los demás.

La Ciudad "no descarta" implicarse en una naviera de capital público-privado para bajar los precios